60 X el 500, una exposición que distingue a la mujer dentro de la gráfica cubana


60-x-el-500-una-exposicion-que-distingue-a-la-mujer-dentro-de-la-grafica-cubana

Sin lugar a dudas, la exposición inaugurada el pasado 8 de marzo en el Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño ha sido uno de los proyectos más relevantes acometidos en los últimos años por la institución capitalina y, probablemente, la más abarcadora de cuantas se han organizado en el país con grabados realizados por féminas.

60 X el 500 se titula la muestra que, dedicada a las seis décadas del triunfo de la revolución y al medio milenio de la fundación de La Habana, exhibe obras de 60 artistas cubanas de diferentes generaciones, desde la desaparecida Ana Rosa Gutiérrez Martínez, la primera que profesionalmente uso estas técnicas en la Mayor de las Antillas, hasta las jóvenes Jenny Hernández Carbó, de Camagüey; o la granmense Guadalupe Palacios.

Ana Rosa G. Aguafuertes.

Como puede apreciarse, el abarcador espectro de la curaduría, asumida por María Teresa González, Luis Lamotte, Oscar Giró y Chucho Romero, elude el recurrente “habanacentrismo” y, aunque resultaban imprescindibles firmas como las de Belkis Ayón, Isabel Gimeno, Zaida del Río, Flora Fong, Lesbia Vent Dumois y Diana Balboa, por sólo mencionar algunas, también lo están con todo merecimiento otras no tan conocidas nacionalmente, pero que gozan de ganado prestigio en las provincias donde residen.

En las más de 90 obras que lograron reunirse, gracias a los préstamos de colecciones privadas y de la perteneciente al Taller Experimental de Gráfica de La Habana, están representados los diferentes modos de hacer, entre ellos la serigrafía, la colografía, el linóleo, el aguafuerte, la monotipia y la instalación, sin que falte el uso de la técnica mixta.

Según expresó al Portal Cubarte Oscar Giró, uno de los curadores, todo comenzó hace más de un año por la investigación que iniciara su colega María Teresa González, en aras de verificar cierta información que aseguraba la práctica del grabado por parte de la patriota camagüeyana Amalia Simoni, en el siglo XIX.

Y, si bien los resultados arrojaron que apenas fue un ocasional pasatiempo de la esposa de Ignacio Agramonte, sí develaron la amplia nómina de artistas visuales del sexo femenino que, tanto en ese territorio como en el resto del país, con acierto se entregan por completo a dichas técnicas o las alternaban con el resto de las manifestaciones de la plástica.

La realización de la muestra, justamente inaugurada en el Día Internacional de la Mujer, ocurre en momentos en que un gran número de nuestras creadoras encuentran en la gráfica otro modo de expresión, llegando a dominarla con toda propiedad.

Instalación deLiudmila López.

De ello han dado fe dos recientes antecedentes de la exposición que nos ocupa: las organizadas también por el 8 de marzo en el TEGH, en 2017 y 2018. Asimismo, reafirma el reconocimiento alcanzado por las féminas en estas lides, el hecho de que actualmente la dirección de esa propia institución, así como la de la Sección de Grabadores de la UNEAC se encuentren en manos de dos talentosas artistas: Yamilis Brito y Janette Brossard, respectivamente.

Hasta el 2 de abril estará abierta al público esta megaexposición que ocupa las tres salas de la institución también conocida como Luz y Oficios, por hallarse en la intersección de esas calles de La Habana Vieja. Una exhibición que es justo tributo al desempeño de las cubanas en este difícil arte y que también honra a quienes la materializaron.

 


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte