Arturo Santana dice que su nueva película está «llena de mi amor a La Habana»


arturo-santana-dice-que-su-nueva-pelicula-esta-llena-de-mi-amor-a-la-habana

Arturo Santana, reconocido realizador cubano de videoclips, cortometrajes y documentales, cuya opera prima en largometraje de ficción, Bailando con Margot, fue estrenada en Cuba en el año 2015, comenzará a rodar su segunda cinta con el actualizado y sugerente título de Habana Selfies.

Santana descubre en esta entrevista que «es una película llena de amor, de mi amor a La Habana, a sus habitantes, a su noche…», y esta carta credencial es un primer paso para que los cinéfilos cubanos quieran ver en la pantalla grande todo ese amor que comparten por la capital de la nación.

Será un tributo cinematográfico al aniversario 500 de la fundación de la Villa de San Cristóbal de La Habana y la aspiración de su director y de su staff, es estrenarla el 16 de noviembre de 2019.

El Portal Cubarte conversó con Santana y apreció el entusiasmo y la exaltación que dominan al realizador, aunque él confiese que está trabajando esta película con mucha tranquilidad.

¿Cuál es la génesis de su nueva película?

Hace casi diez años que tengo la idea de este guión, desde que vi todas estas películas de la franquicia de Paris, je t'aime, de 2006; Nueva York, I Love you, de 2008; Rio, I Love you, de 2014, y Berlín, I Love You, de este año. Todas son homenajes a grandes ciudades.

Entonces me pregunté por qué no podíamos contar historias de amor de La Habana con personajes que hemos visto en otras películas pero quizás con otras ópticas y otras formas de narrar.

El guión es mío, con la supervisión final de Amilcar Salati cuyo trabajo es muy importante porque estos cuentos han sido escritos durante momentos distintos de mi carrera y van avanzando en el tiempo; además con el proceso de negociación y tal, a veces se queda resentido el proyecto en la dramaturgia, entonces el supervisor de guión te aterriza las historias, te abre los ojos, sin perder el camino de tus personajes.

¿Cómo fue el proceso de aprobación de esta cinta? ya que no es por encargo…

 La presenté primero al Ministerio de Cultura; en aquel momento la idea era hacerla con teléfonos móviles, una negociación que encaminamos con una empresa china, pero no fructificó por razones tecnológicas; pero como el proyecto estaba avanzado se decidió hacerlo con presupuesto del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos y yo encantado de que así sea.

¿Por qué Habana Selfies?

Porque son seis autorretratos de la ciudad.

¿Está concebida con historias independientes?

Sí, son seis historias de amor de un modo u otro; amor en La Habana, amor de todo tipo: a la pareja, a la familia a la propia ciudad, donde esta es el back de la película y voy a buscar entonces lo que les sucede a los personajes, olvidándonos del muro despintado o de que la guagua no pase; yo voy a buscar lo que les ocurre a María y a José, a una francesa en la ciudad, a los seres humanos aquí.

Yo quisiera que se convirtiera en el comienzo de una entrega, porque tengo más historias en esta cuerda; ojalá viniera una segunda entrega, Habana Selfies Vol. II que intentaré rodarla con Smartphone, exactamente como se concibió este proyecto.

¿Hay alguna historia de amor a La Habana propiamente?

Hay una que sí; la historia de la francesa; ella sueña antes de aterrizar en la ciudad con las cosas que le pueden pasar o no; todo está en el terreno de lo onírico, justamente se despierta antes de aterrizar y todo lo que pasó fue eso, sueños.

Ella encuentra en La Habana a uno de sus bailarines preferidos, Carlos Acosta; un amor, incluso alguien que la persigue…Es decir, La Habana logra emocionarla de diferentes maneras. Esta es la historia del personaje con la ciudad y cuenta cómo alguien de afuera se puede relacionar con esta hasta en sueños.

¿Los cuentos se desarrollan en diversos municipios capitalinos?

Sí, pero no se identifican como tal, es la ciudad la que se identifica como el gran escenario. No tengo pensado poner los municipios, los que aparecen son los títulos de las narraciones, pero suceden en diversos sitios habaneros. La ciudad va en la película desde la luz a las sombras, porque aparecen de igual manera las grandes luces, los grandes monumentos, y también las esquinas oscuras y los muros despintados.

¿En qué momento se encuentra Habana Selfies?

En la prefilmación que será durante enero y febrero, y debemos rodar durante marzo y abril.

¿Será una película convencional?

No, rotundamente. Ópticas convencionales: no; temas musicales conocidos: no; temas trillados: no; las esquinas de siempre: no.

Una de las intenciones de la cinta es poner a La Habana a la altura de las grandes ciudades, a través del amor, del enfoque de tributo a toda su historia emocional, digamos.

¿Tiene un discurso lineal?

No, funciona en un montaje paralelo. Arranca desde el mar; una mirada desde el continente, que es una de mis obsesiones: ¿Cómo nos ven desde los continentes? Nos acercamos y nos dejamos llevar a través de una historia de un viaje en automóvil por la ciudad nocturna, que es la columna vertebral de la película, viaje que voy deteniendo e introduciendo otros cuentos, así, fríamente, con los títulos.

Realmente la película es circular en el modo de narrar, porque entro y salgo a la ciudad; la veo de lejos, entro y me voy; así serán la música y el tratamiento del guión. Es un círculo que va girando en sí mismo.

Háblenos del equipo de realización

Tengo un equipo maravilloso. Hay una energía muy linda, con los actores, con el staff, todo el mundo muy conectado; nunca imaginé que nos sintiéramos tan felices en tan poco tiempo.

Es un grupo en el que casi todo el mundo está en el mismo momento de creación, con mucha experiencia y eso es muy importante. El fotógrafo es Alexander González, un joven fotógrafo que ha trabajado mucho tanto en musicales como en ficción. Él tiene muy buen gusto y compartimos una gran empatía en lo visual y sobre lo que queremos.

El director de producción es Carlos de la Huerta; el editor es Daniel Diez, Jr; la post producción es de Víctor López, y la música es de Germán Velazco…

Sabemos que la música en una película suya es cardinal. ¿Qué puede comentarnos a propósito?

Yo quiero que sea música habanera que no se haya identificado como música cubana, para nada los clichés de la música cubana; quiero que sea música habanera creada en La Habana.

Entonces quiero que en cada cuento un instrumento musical sea el protagonista, por ahí…siempre desde esta óptica medio minimal.

Ya te dije que es un discurso circular y la música también, ya que primero es el instrumento protagónico pero después se van uniendo todos. Todo indica que mi amigo Pancho Céspedes también estará en la película, en fin, ahí vamos…

¿No aparecerá entonces ninguna canción conocida a La Habana?

No, ninguna; toda la música será original. Me encantan todos esos temas que marcaron sin dudas un punto en la ciudad, en su historia, en su tiempo, pero que ya forman parte de otro discurso, incluso generacional. Yo quiero que los temas de la película también hagan eso.

Me encanta la habanera que canta Xiomara Laugart; la canción de Carlos Varela, la de Gerardo Alfonso, y todas las otras, pero vamos a ver si nosotros logramos introducir también un discurso sobre La Habana, con la música, con el enfoque de las historias.

¿Los actores?

Bueno, es una película coral que tiene 21 actores, Creo que hemos hecho un casting ideal. Hemos seleccionado actores que cantan, bailan, lloran y transitan por los tres géneros fundamentales que toca el filme: el melodrama, la comedia y la farsa. Los actores están muy coherentes con ese enfoque y están muy acoplados con Habana Selfies.

¿En el reparto hay consagrados, jóvenes reconocidos y nuevos actores?

Sí, entre los consagrados están Max Álvarez, Mayelín Barquimero, Daysi Granados que hará el personaje de una directora de cine, Cheryl Zaldívar, Roque Moreno, entre otros.

Entre los jóvenes reconocidos Yeny Soria, Saúl Rojas, Armando Miguel, Yía Caamaño….

Este es su segundo largometraje, el primero Bailando con Margot, de 2015. ¿Qué le salió mal a su juicio en aquel y en este va a remediar?

Mira, Bailando… yo la hacía bien o bien; entonces me dio todas las alegrías del mundo, fue casi por encargo, porque esperaba hacer otra pero las condiciones se dieron para que la rodara.

Para mí fue como correr un maratón en el Sahara, era shakesperiano, lo haces o no lo haces. A mí me encantó el resultado, estoy muy enamorado de la película y complacido pero forma parte del pasado y las experiencias que he tenido, de todas las que había acumulado hasta ahí y luego todo lo que he acopiado en estos cuatro años de espera y sacrificio, también me funcionaron.

Yo creo, viendo todo aquello después del tiempo, estas historias de ahora, el equipo maravilloso que tengo y la paz con la que estamos trabajando, que haré las cosas más tranquilamente al menos.

Pero sí puedo decirte que la experiencia que ahora tengo de cómo funciona y se mueve la industria del cine cubano, me está ayudando mucho a enfocar el trabajo de otra manera; ni mejor ni peor: de otra manera.

¿Utilizará los mismos recursos en la dirección de los actores?

No, ahora hice todo lo contrario. Normalmente uno entrega los guiones, para que los actores lo lean, lo estudien. Ahora no; ahora la primera lectura, descubriendo los parlamentos la hicieron frente a mí, para ver cómo se manifestaban y los recibían.

¿El resultado?

Maravilloso, increíble e inesperado. De sintonía infinita, porque como son historias de otra índole, no acostumbradas en el enfoque, había que ver cómo se movían los actores, se sintonizaron realmente de forma inmediata. Mi felicidad fue muy grande porque descubrían las cosas y sin pedirles emociones iban entrando en las mismas y me ha ido mucho mejor así… aunque no se si siempre así lo haga, ya veremos, pero al menos ahora funcionó muy bien.

De sus aprendizajes en la realización de videoclip, ¿qué llevará a Habana Selfies?

Estoy repitiendo algunas cosas: locaciones que usé, planos que ya hice, escenas que ya rodé, me inspiraron algunas secuencias del filme; no son remedos, ni citas a mí mismo, son resultado de la acumulación de prácticas anteriores.

¿Qué aspectos diferenciarán su película de las de la saga de las antologías de ciudades del amor?

En primer lugar La Habana, que es la que autentifica la película, la emoción y también el habanero….

¿Serán historias locales?

Totalmente universales, porque son conflictos humanos que pueden tener lugar en Helsinki o en New York, pero le pasan a los habaneros.

¿Está marcado el tiempo en que transcurre la acción?

Es el presente, pero las historias no dependen del tiempo en que trascurren, pueden pasar en cualquier lugar y en cualquier momento.

¿Hay mucho humor en la película?

Es una comedia un poco cerca de la soledad, una comedia urbana contenida, no es de desarrollo físico ni de pastelazo ideológico; no va por ahí, ni tampoco de risotada inmediata. Es una película divertida pero inteligente, llena de citas cinematográficas hasta de mis películas y mis cortos…

¿Reconoce influencias de algún director cubano en su manera de hacer cine?

Del inevitable Titón…Tomás Gutiérrez Alea.

¿En qué elementos?

El modo de ver y hacer el cine; el sentido del montaje, el concepto del collage cinematográfico.

Una vez en una entrevista le pregunté: « ¿Qué es un director de cine?» y me respondió, «el que dirige la película que otros hacen», y eso me marcó a mí para siempre.

También tengo su influencia en la manera de manejar el humor; a pesar de la comicidad de La muerte de un burócrata y los pastelazos, su humor no era explícito, era el humor inteligente que te hace sonreír.

¿Y algún cineasta foráneo lo ha inspirado?

En general la manera de hacer el cine independiente norteamericano y la nueva ola francesa. Hay algunas historias en Habana Selfies que parecen cercanas a la nueva ola, sus personajes, a veces hasta la imagen de estos.

¿Tiene alguna idea de cuándo se estrenará?

Nuestro deseo es estrenarla el 16 de noviembre en el Chaplin, el día en que La Habana cumple sus 500 años.

Todos los procesos están hechos en función esto; espero que lleguemos, pues estamos pensando y llevándolo así porque es nuestro homenaje a La Habana y sus habitantes 500 años después.

¿A qué público estará dirigido su nuevo largometraje?

A los habaneros en especial y a todos los cubanos.

¿Qué preocupación mayor tiene acerca del rodaje?

El tiempo, el implacable, por las entregas aunque tampoco lo estoy tomando como una meta a cumplir; una de las condiciones es estrenarla el 16 de noviembre pero será siempre que no atente contra la obra; si todo funciona creo que podremos llegar. Sería un gran logro de todos.

¿Existe una estrategia de comunicación para la película?

Sí, además de su participación en festivales internacionales, en el país pretendemos llevarla, luego de su estreno, por los diferentes barrios de La Habana, verla con la gente y también en otras provincias.

¿Será esta una cinta polémica?

Sí, cómo no; yo soy una persona polémica pero en este caso lo seré desde el punto de vista estético solamente porque esta es una película llena de amor, de mi amor a La Habana, a sus habitantes, a su noche…  


2 comentarios

María Elena Santana
24 de Febrero de 2019 a las 17:55

Muy bueno , Felucitaciones Arturo Santana .


Briseida
26 de Febrero de 2019 a las 23:55

Felicidades mi amigo. Reglano de pura sepa y admirador de todo lo bello. Estamos siempre deseandote lo mejor.

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte