La Habana: un amor que se visualiza


la-habana-un-amor-que-se-visualiza

 

Más allá de la celebración que con justicia es, el aniversario 500 de La Habana ha sido asumido por muchos como pretexto para, de diversas maneras, expresar pública y útilmente su amor por la ciudad.

De tales manifestaciones, salen restañadas viejas y recientes cicatrices de su rostro; inspiración de poetas, músicos, pintores, cineastas y gente común que con perseverancia la sostiene, embellece y defiende desde su fundación.

De todo ello dan fe muchas de las exposiciones de las artes visuales que, aprovechando la efeméride, traen por estos días ante el espectador retrospectivas evidencias de ese sentimiento despertado por la urbe en creadores de diversas manifestaciones.

Justo en la Plaza de Armas, a unos metros de donde se realizaran la primera misa y el primer cabildo de la Villa, en la galería Rubén Martínez Villena actualmente se encuentra abierta al público una muestra colectiva de carteles relacionados con la ciudad.

Expo Habana en la galería Rubén Martínez Villena.

Habana es el título de esta propuesta curada por Damián Viñuela y Pepe Menéndez, en cuyas 42 piezas el público puede apreciar el modo en que diseñadores nuestros de varias generaciones y estilos han asumido, con los códigos propios de esta disciplina, la promoción de importantes eventos, filmes o acciones en las que ha sido preciso movilizar a la población citadina.

Desde el más antiguo, realizado en 1968 por el recién desaparecido Héctor Villaverde a propósito del Congreso Cultural de La Habana; hasta el de Mola por el Havana World Music del pasado año, los carteles exhibidos proporcionan, además del placer inherente a su buena factura, un viaje a través de la cultura y la historia más reciente de la capital.

Cerca de allí, en la Casa del Benemérito de las Américas Benito Juárez, otra expresión de las artes visuales: la fotografía, se suma a la celebración del cumpleaños de la mano de Alexis Rodríguez (1966), quien, además de las imágenes, maneja con pericia la realización sonora en Habana Radio, a cuyo aniversario 20 también está dedicada la exposición.

…a la sombra de una ceiba se titula la muestra curada por Onedys Calvo y Estrella Díaz, en la que este artista del lente pone a la consideración de los espectadores obras concebidas a lo largo de la última década.

 

Expo …a la sombra de una ceiba  en  la Casa del Benemérito de las Américas Benito Juárez.

La ciudad, en sus emblemáticos detalles, es la protagonista absoluta de tales imágenes, en las que la fina sensibilidad del autor queda subrayada por la composición, las texturas y el uso de esa luz natural que embruja y reta a los amantes de la fotografía.

La Giraldilla, el Alma Máter, la Terminal de Trenes y las omnipresentes columnas, entre otros símbolos de la capital, nos son devueltos desde un revelador y cuidado encuadre capaz de enriquecer nuestra propia mirada, en una relectura de los que creíamos conocidos lugares.

En tanto, en la Plaza de la Catedral, en las galerías del Palacio de Lombillo, la artista Silvia Rodríguez Rivero (1952) declara sin falsos pudores su pasión por La Habana.

Yo te amo, ciudad se titula la exposición donde se exhiben por vez primera las cerámicas decoradas por esta creadora a la que, no obstante su formación autodidacta, le es posible expresarse en disímiles soportes como la madera, el lienzo o la cartulina.

 

Expo Yo te amo ciudad en las galerías del Palacio de Lombillo.

A la vista están, compartiendo espacio con sus pinturas y terracotas, los retablos iluminados por esos rostros femeninos, tan protagónicos en la obra de esta artista como los personajes alados, la exuberante vegetación y un multicultural misticismo.

Pero, sobre todo, encontramos a La Habana. No siempre explícita en las obras, como en aquellas tituladas Los pasos perdidos o Fábrica de Arte; sino en el espíritu ecléctico y poético propio de una ciudad que arriba al medio milenio con el mismo poder de enamorarnos.


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte