Los jóvenes artistas cubanos en pos de una mayor confianza


los-jovenes-artistas-cubanos-en-pos-de-una-mayor-confianza
Abel Geronés. Foto: Cortesía de la autora.

El  diálogo  y  la  aceptación  intergeneracional  es  una  necesidad  en  toda  sociedad  que  pretenda  un  desarrollo  armónico,  lo  que  constituye  una  necesidad  para  el  satisfactorio  desenvolvimiento  del  arte  presente  y  futuro  en  Cuba.

Por  estos  días,  cuando  se  dan  los  toques  finales  a  las  sesiones  del  III  Congreso  de  la  Asociación  Hermanos  Saíz  (organización  que  agrupa  a  la  joven  vanguardia  artística  cubana),  sus  integrantes  apuestan  por  desterrar  todo  vestigio  de  desconfianza  en  sus  capacidades  para  asumir  la  responsabilidad  social  que  les  depara  el  mañana.

En  relación  con  este  particular  el  joven  músico  Abel  Geronés  comentó  a  esta  publicación:  “…sobre  todo  se  debe  tener  confianza  en  nosotros  y  no  demonizar  el  arte  joven.

El  arte  es  un  reflejo  del  pueblo,  su  realidad  y  sus  actualidades,  no  podemos  seguir  mirándolo  con  el  miedo  de  quien  no  crea,  lo  que  tenemos  es  que  ver  y  asumir  que  el  arte  se  parece  a  nuestra  realidad,  para  poderla  cambiarla.

Si no  vemos  a  los  jóvenes  creadores  como  demonios,  haremos  nuevos  caminos,  todos  juntos.”

Otro  criterio  en  relación  con  este  controversial  tema  lo  ofreció  la  escritora  Elaine  Vidal  Madruga,  quien  enfatizó  en  lo  siguiente:  “…cada  día  hay  que  confiar  más  en  la  juventud,  el  destino  de  la  nación  y  su  cultura  está  en  manos  de  sus  jóvenes,  quienes  seremos  los  reales  hacedores.

Nuestro  tiempo  es  ahora,  no  podemos  pensar  en  que  mañana  estaremos  preparados,  ahora  es  cuando  nos  corresponde  demostrar  nuestras  aptitudes,  es  nuestro  momento  de  vivir  y  experimentar,  como  lo  hicieron  nuestros  abuelos  o  los  de  la  llamada  “Generación  del  Centenario”,  quienes  experimentaron  en  su  momento  y  vivieron  lo  que  les  tocó.

Quienes  tienen  el  poder  de  decidir  tienen  que  confiar  en  nosotros  con  los  ojos  cerrados,  en  los  cambios  que  proponemos,  en  la  realidad  que  deseamos  mantener  y  sobre  todo  en  las  transformaciones  que  creemos  necesarias  para  hacer  una  mejor  Cuba…”

Con  las  expectativas  al  borde

Luego  de  un  proceso  de  análisis  en  cada  sección  y  en  cada  territorio,  finalmente  llegan  las  jornadas  de  evaluar  en  plenario  el  trabajo  que  se  ha  realizado,  los  avances  y  retrocesos  de  una  organización  llamada  a  parecerse  más  a  su  tiempo  que  a  sus  antecesores.

Por  eso  sus  miembros  llegan  con  las  expectativas  a  flor  de  piel,  buscando  respuestas  a  sus  inquietudes,  análisis  inteligentes  y  lógicos  despojados  de  tabúes  y  estereotipos  y  sobre  todo  con  la  añoranza  de  ser  escuchados  y  contribuir  al  desarrollo  ulterior  de  la  sociedad  que  pronto  llevarán  sobre  sus  espaldas,  ya  que  como  sentenciara  el  Comandante  en  Jefe  de  la  Revolución  Cubana  Fidel  Castro  Ruz:  “…una  revolución  solo  puede  ser  hija  de  la  cultura  y  de  las  ideas…”

En  consonancia  con  eso,  el  director  del  grupo  musical  La  Cruzada,  Gustavo  González  compartió  sus  expectativas  con  los  lectores  de  esta  publicación:  “…cada  vez  que  nos  encontramos,  la  idea  es  revisar  lo  que  nos  propusimos  mejorar  y  ver  por  qué  caminos  van  los  procesos  culturales  y  la  manera  en  que  nosotros  como  artistas  y  miembros  del  movimiento  del  arte  joven  cubano,  podemos  pensar  cómo  mejorar  cada  uno  de  esos  procesos.

Durante  las  sesiones  del  plenario  debemos  debatir  en  profundidad  muchos  temas  de  carácter  práctico  que  aún  nos  quedan  pendientes,  nos  faltan  muchas  cosas  para  ocupar  un  lugar  visible  para  la  joven  vanguardia  artística,  y  ese  es,  en  mi  opinión,  el  principal  desafío  de  los  artistas  de  hoy.

El  arte  que  se  produce,  desde  nuestro  seno,  debe  llegar  a  los  públicos,  que  identifiquen  y  consuman  nuestras  propuestas,  que  sepan  que  pueden  evaluarla  a  través  de  nuevos  canales  de  difusión  que  permitan  que  las  creaciones  puedan  llegar  a  sus  destinos.

Además  creo  que  estamos  en  la  obligación  de  crear  mecanismos  para  que  nuestro  trabajo  sea  cada  vez  más  cercano  a  los  estudiantes  de  las  universidades  y  los  preuniversitarios.

Lo  que  más  me  gustaría  de  estas  jornadas  es  que  sean  provechosas  y  tengan  una  traducción  en  hechos  concretos…”


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte