Mi pueblo y Fidel


mi-pueblo-y-fidel

Imagen: Ramón Luis Pérez ver más en arteria.cult.cu

Edición especial de la Primera y la segunda muestra inédita fotográfica “Mi Pueblo y Fidel” posicionada en este sitio en Nov de 2016, en la que pueden descargar de forma gratuita gran parte de esos planos fotográficos desde la NUBE de Cubarte. 

Nunca antes en Cuba se percibían sensibilidades como estas en el día en que él protagónico de las quimeras irrealizables en este y el pasado siglo convulso en que hemos existido, decidiese alcanzar otra dimensión social en otro espacio únicamente radicado pºor la memoria de sus actos solidarios en el pensamiento de todos nosotros.

―Escasos como los montes son los hombres que saben mirar desde ellos, y sienten con entrañas de nación, o de humanidad.

―Sentenciaba nuestro Martí en el siglo XIX cubano, tan prodigo de luces de independencia, y es Fidel uno de esos hombres que desde el centro mismo de la nuestra cubanidad, con su tremenda carga solidaria ha establecido el más comprometido paradigma social en esta en esta estremecida humanidad cargada de desigualdades sociales.

Alcanzan pocos hombres cubanos en su existencia sumarias críticas por lo que hicieron y no pudieron hacer en su designio; ―Se trata de un hombre que se intentara en su discurso actos para los seres más pobres con la intención de su ilustración: ―Actos para seres humanos sin importar sus fortunas y sí potenciar la de sus ideales sociales y eso es lo verdaderamente importante en esta única existencia que tenemos: ―La realización de actos por y para el mejoramiento humano.

―Se trata de un hombre que la imagen que pretende es la de una socialización sencilla pero extraordinariamente solidaria y percibí en este suceso triste que fue en la despedida de un hombre de nuestros tiempos, que Cuba es Fidelista, percibí que Fidel está impregnado socialmente y radicado en el imaginario nuestro.

Ya el verbo nuestro se fue y eso tristemente lo sabemos todos; ―Pero se determina en nuestras conciencias, sin consentimientos algunos de que hay que asumirse decididamente a lo solidario al costo del sacrificio humano que sea necesario.

Fuimos desde los inicios de la Independiente Luz Nuestra, unos seres que cuanto lo que teníamos o tenemos lo brindábamos a nuestros semejantes en muchos, les diría muchísimos lugares en nuestra humanidad en que reina la pobreza, y esa enseñanza de naturaleza sencilla está radicada en nuestro imaginario: ―Nosotros brindamos lo que tenemos.―

Una referencia que tengo a la hora de pensar en una imagen es la de un poeta nuestro que sentenciaba que el espacio nuestro se respira. ―La existencia nuestra cargada de limitaciones la hemos aceptado por el solo hecho de creer en esa quimera altamente poética y social que ha sido la Revolución Cubana.

Para un hombre en que cree en la potencialidad de la palabra que a veces supera el concepto de una imagen, me he detenido en respirar fotográficamente la sensibilidad de mi pueblo cubano en ese instante en que un hombre, ubicado en destino de cenizas de monte muy nuestro, un hombre que por su expresa voluntad fuese reducido a cenizas de manigua nuestra, esa manigua mambisa que se necesita recordar permanentemente, colmada de claridades de nuestro insigne siglo XIX cubano, en que a machete vivo sus hombres a todo galope con intención de toque de a degüello, no le importaban nunca el curso de balas enemigas entrando en el mismísimo centro de sus desnudos pechos para continuar desafiantes a un futuro mejor, y esperábamos todos en esos días tristes, que pasase rodeado de flores y con nuestra bandera cubierto al lado nuestro a despedirlo.

No habrá medico en Cuba, ni deportista, ni constructor, ni poeta, ni soldado, ni anciano alguno, ni un solo niño, ni alguna persona que haya constituido con su plena voluntad e intención para nuestro pueblo como nación cubana, que no recuerde a Fidel, hombre nuestro que siempre en los momentos más difíciles ha estado presente al borde mismo del ojo del huracán al lado su pueblo cubano, como lo estuvo en aquel Girón qué junto a nuestro pueblo cubano hizo cambiar el curso de la historia en el pasado siglo XX.

―Llegue a los hombres, ―y me refiero al género humano en donde no existen diferencias― estas palabras y una luz que les expongo aquí que es muy contrastada y es parecida únicamente a la heredada de esos fotógrafos cubanos que no le importaron para nada un grano de polvo de nuestras vivencias, mucho menos se limitaron a imprimirlas en sus imágenes a cabalidad y les pido me disculpen, ―es que no puedo intentar en momentos como este estampar imágenes copadas de colores parecidos a segundos arcos de arcoíris en momentos tan difíciles de una pérdida irreversible para nuestra nación cubana.―

 


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte