V Jornada del Joven Conservador y Restaurador


v-jornada-del-joven-conservador-y-restaurador

 

Durante el pasado martes 20 y miércoles 21 de noviembre sesionó en el Centro Cultural La Plaza de 31 y 2, la 5ta edición de la Jornada del Joven Conservador y Restaurador que organiza la Facultad de Artes de la Conservación del Patrimonio Cultural de la Universidad de las Artes (ISA), una cita que se distinguió no solo por el dialogo entre la investigación y las estrategias para una loable intervención en el patrimonio cultural cubano y  el espíritu creador de sus participantes mediante una exposición de artes plásticas de 13 estudiantes, sino también por visibilizar el papel de la enseñanza artística en la salvaguarda del patrimonio cultural de la nación. De las ponencias presentadas y las áreas del patrimonio abordadas en ellas, así como de la muestra expositiva estaremos comentando en estas notas.

Para validar la relación entre artes plásticas y el campo de la conservación del patrimonio cultural la jornada se inauguró con la conferencia del profesor Javier León en la que reveló la potencialidad de la pintura como documento histórico en el caso de una aproximación a la historia y evolución del mueble en el contexto insular, una herramienta que apunta a una periodización utilizando para ello obras representativas del arte cubano desde finales del siglo XVIII hasta la primera mitad del XX. Es digno de destacar la maestría del conferencista para apoyar sus reflexiones con exponentes de instituciones patrimoniales de diferentes regiones del país. Sustantivar el mueble en que toma asiento una dama o un caballero de elevado rango social en el período decimonónico hasta una aproximación a la representación del mueble como síntesis de criollismo a partir de autores como Collazo, Arístides Fernández, Pogolotti o Lam (específicamente con La Silla), por solo citar algunos ejemplos, subrayó en esta jornada las sustanciales imbricaciones existentes entre manifestaciones del arte que por tradición estuvieron distantes en el ámbito de la cultura como, en este caso, la pintura y la artesanía.

No es posible en estos apuntes dedicar un espacio a cada uno de los trabajos presentados en la jornada, pero antes de dejar constancia en casos puntuales es preciso reconocer la diversidad de expresiones tipológicas abordadas por los estudiantes. En el plano institucional se inscribe el análisis histórico del guión museológico y el proyecto museográfico del “Museo Sitio Histórico acción y toma del tren blindado y toma del Capiro” de Santa Clara, por Michel Antonio Torres Lobo, quien suma a la perspectiva histórica un levantamiento de deterioros y posibles causas. 

Con centro en las colecciones museables hay que subrayar las presentaciones de Patricia C. Martos León, con el análisis del lugar que ocupan los camafeos de Blandes en la sección de mineralogía en el Museo Oscar María de Rojas de la ciudad de Cárdenas; la comunicación de Ivis Leydis Guindo Rojas, con un conjunto de reflexiones en torno a los valores patrimoniales que distinguen a la colección de pipas de fumar que atesora el Museo Municipal de Madruga en Mayabeque; la exposición de Caridad Figueroa Álvarez, con una aproximación de los exponentes de origen francés en la colección del Museo de la Orfebrería de La Habana Vieja y la ponencia de Chamely Consuegra Hernández, con una acercamiento a la colección de grabado inglés en pos de validar sus ejemplares como huella documental de la “toma de La Habana por los ingleses”. 

Apuestan por la defensa de bienes inmuebles los estudiantes Víctor Cisneros Álvarez y Anabel Suárez Segura. Él, a partir del Instituto de Segunda Enseñanza de la ciudad de Camagüey, un exponente del eclecticismo cubano que en la década del 20 del pasado siglo recibe en su sede un legado pedagógico que se remonta a 1864, edificio que cuenta con la condición de Monumento Nacional; ella, por su parte, con el objetivo de demostrar los valores que legitiman la condición de Patrimonio Cultural, aborda el Batey “Carolina”, emplazado en las cercanías de la refinería de Cienfuegos, un conjunto arquitectónico que, a consideración de especialistas presentes en la Jornada, mucho tiene que decir al proceso de industrialización e historia del devenir tecnológico en Cuba.

Merecen atención, por la singularidad que para mi labor investigativa representan, la validación del Fondo Colonia Fernandina de Jagua del Museo Provincial de Cienfuegos presentado por el alumno Carlos Alejandro Castillo Hernández. Valor histórico, documental, económico, social y cultural se hacen presentes en el Acta de Fundación de la Colonia Fernandina de Jagua (1819), la Real Cédula del Rey Fernando VII (1829), el Título de Villa (1830) y el Acta de testamento de la familia Sarria Valdespino de Trinidad, con repercusión en el proceso de poblamiento de Cienfuegos, ciudad que goza de la condición de Patrimonio Cultural de la Humanidad por su integridad de ciudad neoclásica.

Por sus resultados científicos y sociales fue evaluado de significativo en esta edición los resultados expuestos por estudiantes integrados al Proyecto Expedición, que dirige el doctor Daniel Etayo, profesor especialista en arqueología aborigen. Desde el 2016 la comunidad La Patana, en el municipio Maisí, recibe a los estudiantes de esta especialidad, para durante largas jornadas develar, con la participación de la comunidad, la huella de la cultura aborigen en la región.

Transeúnte, nombre bajo la cual se presenta la muestra colectiva, como se verá, si bien responde a los sueños y aspiraciones de cada autor, expresados desde los lenguajes de sus artífices, en ningún caso está ajena a la defensa del patrimonio cultural y la conformación de los procesos identitarios tanto en el plano individual como social. De sus autores: Alejandro V. Baró, Carlos Alejandro Castillo, Chamely Consuegra Hernández, Enddy Santander Inchauspy, Ernesto Pérez del Río, Feniel Garrido Carralero, Merlis Matos Recio, Olivia Torres Díaz, Patricia Martos León, Víctor Cisneros Álvarez, Yaisel González Pérez, Yan Marín Lorenzo y Yisel Martell Quintana, esenciales comentarios hacen de las obras expuestas, algunas de las cuales pongo a consideración del lector no sin antes compartir la frase de Jorge Luis Borges que atinadamente ha elegido su curadora Claudia P. Pérez, en la presentación de la misma: “Nadie pierde el pasado ni el porvenir, pues a nadie pueden quitarle lo que no tiene”. 

Desde el presente, desde esa condición de discípulos de la conservación y la restauración en una digna postura y eticidad ante la diversidad cultural y sus expresiones; Transeúntes dio a esta jornada la frescura que acompaña a las auténticas citas que protagonizan hoy los proyectos juveniles. Esperemos desde ya, la próxima edición.  

Expo Colectiva Traseúnte.

 


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte