Momentos del Jazz Plaza 2019. Segundo día en La Habana


momentos-del-jazz-plaza-2019-segundo-dia-en-la-habana

Momentos del Jazz Plaza 2019. Primer día en La Habana.

Ayer martes 16 de enero de 2019, tuvo lugar la segunda jornada de la 34 edición del Festival Internacional Jazz Plaza, aquí en La Habana, y en Santiago de Cuba.

Para agradable sorpresa de muchos de los que llegaron a las 6:30 p.m. a la Sala Covarrubias, siguiendo los pasos del pianista y compositor Jorge Luis Pacheco, se encontraron con una clase magistral de apreciación musical e historia de la música, impartida magistralmente por el pianista catalán Jordi Sabatés.

Jordi Sabaté. Foto Jorge Villa

Jordi Sabatés. 

Sabatés, hombre de una carrera musical extensa, pero prácticamente desconocido para los asistentes, decidió, en adición a mostrar sus excelentes dotes como instrumentista, manifestó sus dotes de educador; llevando al auditorio a través de la historia del jazz, incluyendo interesantes escenas que relacionan la música cubana de los siglos XIX y XX con este fenómeno.

Para favorecer la comunicación con el público mostró su acercamiento y respeto a artistas cubanos como Ignacio Cervantes y Bola de Nieve; sobre todo de Bola, a partir de un disco grabado por Sabatés en el 2008, titulado A propósito de Bola de Nieve. Algunas de las piezas interpretadas fueron Dama de noche, Bolero Bossa, Zapateo cubano y Annesa.

Jorge Luis Pacheco. 

Sabatés dio paso a la propuesta de Jorge Luis Pacheco, quien esta vez se apoyó fundamentalmente en el trabajo de la Orquesta Sinfónica Juvenil del Conservatorio "Guillermo Tomás", dirigida por Samira Fernández. Adicionalmente, contó con Julio César González en el bajo, Edgar Martínez en la percusión y Rey Ponce en la batería.

Pacheco intenta desdoblarse como intérprete e instrumentista, y decidió iniciar con tres temas cantados por él, incluyendo composiciones propias más una versión de A mi padre, pieza emblemática en el repertorio de Benny Moré.

Para concluir, ejecutaron el segundo y tercer movimiento de una sinfonía escrita por él. El segundo movimiento titulado Todos los niños van al cielo, contó con la participación especial Javier Zalba ejecutando el saxofón soprano.

 

Orquesta Sinfónica Juvenil del Conservatorio "Guillermo Tomás" con Javier Zalba ejecutando el saxofón soprano, dirigida por Samira Fernández. 

Una vez finalizado, quedaba el tiempo exacto para arribar al teatro Mella, que auguraba una noche muy intensa.

 

Carlos Miyares. 

Rápidamente el saxofonista y compositor cubano Carlos Miyares se encargó de subir la temperatura, acompañado de Miguel Ángel “Wiwi” García en el piano, Rafael Aldama en el bajo, José Carlos Sánchez en la batería, Kervin Barreto en el fiscorno y Adel González en la percusión.

 

Carlos Miyares en el saxo, Miguel Ángel “Wiwi” García en el piano y Rafael Aldama en el bajo...

Iniciaron con Moment Notice del estadounidense John Coltrane, donde en adición al trabajo de Miyares y Barreto, obtuvo relevancia el pianista de la agrupación. Por su parte, José Carlos Sánchez disertaba desde la batería en Song for Mummi, de Carlos Miyares.

Tomaron un aire en una versión instrumental de 20 años, de la autoría de la cubana María Teresa Vera, para lanzarse frenéticamente al cierre con el estándar Cyclic episode del estadounidense Sam Rivers, la cual contó con improvisaciones de Miyares y Barreto, y con una impresionante explosión de Adel González, en la percusión.

Adel González.

Quedaba así todo listo para que Orlando “Maraca” Valle trajera a escena al trompetista estadounidense Brian Lynch, para de conjunto homenajear a los desaparecidos músicos estadounidenses Roy Hargrove y Dave Valentin.

 

El flautista cubano Orlando"Maraca" Valle y el trompetista estadounidense Brian Lynch .

Aunque según el programa, en este momento comenzaba el homenaje; definitivamente había arrancado desde el inicio con la propuesta de Miyares, y duraría hasta el final de la noche.

Rápidamente Valle y Lynch comenzaron un duelo musical intenso, apoyados por José Yasdany Portilla (piano), Degnis Bofill (percusión), Alejandro Chávez (batería) y José Raúl Machado (bajo).

Alternando sus roles, los dos protagonistas del duelo, decidieron continuar con la canción Tom Harrell, compuesta por Lynch, dedicada precisamente a ese músico estadounidense y, en esta ocasión, también a Hargrove. En esa obra, resaltó el trabajo de Bofill en la percusión.

Degnis Bofill. 

Para versionar a John Coltrane, solicitaron los servicios del pianista Harold López-Nussa, quien recibió aplausos por su ejecución, antes de que llegara a escena el próximo invitado: el flautista puertorriqueño Néstor Torres.

Harold López-Nussa. 

Torres resultó un verdadero torrente de música y energía en escena, que provocó que el teatro se pusiera de pie a ovacionarle, a partir del trabajo a dos flautas con Maraca y el trabajo alterno con Lynch en la trompeta, en el tema Memphis underground, conocido estándar compuesto por el estadounidense Herbie Mann.

Para que Lynch tomara un receso, los dos flautistas se confabularon para interpretar Danzón siglo XXI de la autoría de Maraca, mostrando ambos una ejecución perfecta y posibilitando la participación de cada uno de los músicos presentes.

 

Néstor Torres, Maraca...

 

Lynch regresó a escena para cerrar el segmento junto a sus amigos, esta vez con una versión instrumental de la famosa pieza Obsesión, escrita por el boricua Pedro Flores; en la que Portilla logró un gran aplauso por su ejecución en el piano.

Terminaba así la segunda parte de la velada. Aunque casi eran las 11 de la noche, los asistentes no querían retirarse sin disfrutar de la propuesta del baterista cubano Dafnis Prieto y su Big band, quien radicado en Nueva York, se presenta en la Isla luego de varios años de ausencia, y quiso mostrar su proyecto Big band, con el cual ha grabado un fonograma titulado Back into The sunset, en el año 2018.

Dafnis Prieto.

Aunque algunos músicos de la formación original como Josh Deutsch, Román Filiú, y Peter Apfelbaum pudieron estar en el espectáculo, no todos los integrantes lograron hacer el viaje, y Prieto debió auxiliarse de músicos cubanos, quienes lograron dominar el complejo repertorio en solo tres días. Entre los que se sumaron esta vez se encuentran Cesar Filiú, Pablo Cruz, Juan Carlos Marín, Mayquel González, Alejandro Delgado, Eduardo Sandoval, Osmany Paredes, Yaroldy Abreu y Yuniet Lombida.

  

Muy pronto, la música de Dafnis Priero, muy poco difundida hasta el momento, irradió la sala y los asistentes aplaudieron con intensidad cada una de las piezas ejecutadas. Comenzaron al igual que en el disco con Una vez más, obra que en el fonigrama interpretan con Brian Lynch; pero Prieto decidió explotar la excelente gama de trompetistas en la formación.   

 

 

Entre las piezas ejecutadas estuvieron Back into The sunset, Danzones potpourri (esta última con excelente solo inicial de Prieto), y The triunfante journey, que al igual que en el disco, sirvió como clausura de la noche.

Pasada ya la medianoche, quedaba todo listo para que solo unas horas más tarde, el jazz volviera a inundar la sala, en nuevos conciertos de la 34 edición del Festival Internacional Jazz Plaza.


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte