Zuleica Romay: “Cuba es un referente en la lucha contra los prejuicios raciales”

Publicado: 2017-01-16
Por: Adalys Pérez Suárez
Fuente: CUBARTE
Categorías: LITERATURA, ENTREVISTA

En 2011, declarado por las Naciones Unidas Año Internacional de los Afrodescendientes, la convocatoria del 53 Premio Literario Casa de las Américas incluyó la del Premio Extraordinario de Estudios sobre la presencia negra en la América y el Caribe contemporáneos.

Lo mereció entonces el ensayo Elogio de la altea o las paradojas de la racialidad, de Zuleica Romay, quien desde hace un año dirige en esa institución el Programa de Estudios sobre Afroamérica.

“Creo que la experiencia del Premio y una evidente acumulación de acciones culturales y de extensión del sistema de Casa de las Américas aconsejaron integrar todos los esfuerzos constituyendo un nuevo Programa, que es el de Estudios sobre Afroamérica, creado a finales de 2015. O sea, que acaba de completar ahora su primer año de trabajo”.

Dijo en conversación que sostuviera con Cubarte poco antes de la apertura este lunes del 58 Premio Literario Casa de las Américas, en cuya convocatoria reapareció, ya sin carácter extraordinario, el Premio de Estudios sobre la presencia negra en la América y el Caribe contemporáneos.

“La dinámica del Premio Casa es que en cada edición convoca un premio asociado a uno de sus Programas de Estudio: Estudios Sobre la Mujer, Latinos en Estados Unidos, Culturas Originarias y Estudios sobre Afroamérica. Hemos pensado para una próxima convocatoria, que deberá ser dentro de cuatro años, comenzar a difundirla mucho antes de lo habitual porque, para los que están realizando investigaciones sobre un tema, a veces la convocatoria de un premio publicada solo unos meses antes no les permite cerrar la investigación, no les permite terminar el ensayo. Casi siempre los ensayos de estas materias tienen una base investigativa del propio autor o de estudios de los resultados de otros que requiere un tiempo para madurar”.

La convocatoria de este Premio me pareció muy general.

“Lo que ocurre es que en la contemporaneidad la presencia negra en las Américas puede manifestarse de muchas maneras. Esta convocatoria permite que participen ensayos de perfil histórico, de naturaleza sociocultural o aproximaciones a diferentes manifestaciones del arte, donde puede estar presente la influencia cultural de África y su legado. Creo que la manera en que está formulado el Premio permite que haya ensayos de diferentes perfiles y que se produzcan diversos acercamientos”.

El Premio coincidirá con la reunión en Casa de las Américas del Comité Científico Internacional de la UNESCO para la elaboración del Volumen IX de la Historia General de África. ¿En qué medida piensas que esto puede resultar beneficioso para el Programa que diriges?

“Nosotros nos alegramos mucho cuando ellos hicieron la solicitud de que Cuba fuera la sede de la reunión. La UNESCO lleva realizando este programa de Historia General de África desde los años 80. Ya existen ocho volúmenes, algunos de ellos hasta con tres tomos. O sea, es una obra magna, muy compleja, en la que participan académicos, estudiosos de África de todos los continentes.

Creo que esta es la quinta reunión de los expertos que están trabajando el Volumen IX. Ellos pidieron que fuera en Cuba, quisieron que la sede fuera Casa de las Américas y yo me alegré mucho pues no es posible estudiar Afroamérica sin tener vínculos con la Academia africana o con los académicos que estudian a África, su historia y su cultura.

Por la propia naturaleza del sistema de relaciones de Casa de las Américas, los vínculos académicos con África son débiles, son muy específicos y, realmente, esta reunión nos ofrece la posibilidad de consolidar ese sistema de relaciones”.

En los últimos años varias instituciones cubanas han dedicado parte de sus esfuerzos al estudio del tema de la racialidad, de sus manifestaciones al interior de nuestra sociedad. ¿Crees que la existencia de este Programa de Casa de las Américas sirva para cohesionar todos esos empeños?

“Creo que sí porque la Academia tiene dos funciones. La Academia tiene que estudiar, pero la Academia tiene que preocuparse también por la socialización del conocimiento.

A mí me parece que el hecho de que este Programa de Estudios se radique en Cuba, donde ya hay muchos antecedentes de aproximaciones académicas al tema de África y su legado; así como a la cuestión racial cubana, va a ayudar a que varias de esas instituciones vean en el Programa un espacio de integración y un espacio para la colaboración científica.

Tendremos también que pensar de conjunto con otras instituciones cómo socializamos el conocimiento que se vaya construyendo sobre la cuestión racial cubana y cómo funciona nuestra sociedad en torno a esos temas”.

Seguramente es muy pronto, pero me gustaría saber si te sientes contenta con algún resultado que te indique ya la validez de este Programa que diriges en Casa de las Américas.

“Sí, vale la pena. Nosotros hicimos una comunicación que hemos estado circulando por internet en la que explicamos los fines del Programa e invita a investigadores, escritores, profesores, académicos de todo el mundo a participar.

Realmente, hemos recibido respuestas de todas partes del mundo interesándose en mantenerse al tanto del Programa, ofreciendo colaboración, preguntando si vamos a tener alguna publicación digital donde la gente pueda hacer colaboraciones…

Creo que el hecho de que Cuba sea un referente en la lucha contra los prejuicios raciales y la discriminación;de que Cuba sea un referente en cuanto al avance social, la movilidad, la dignificación de las personas que descienden de africanos, le da mucho atractivo al programa.

Yo creo que sí, que hacía falta y que va a ser muy beneficioso para el sistema institucional cubano y para la cultura cubana en general”.


Comentarios

captcha