Presentada antología El laberinto ante mí de Jesús Lara en FIL, 2017

Por: Susana Méndez Muñoz
Categorías: LITERATURA, NOTICIA

La antología El laberinto ante mí, del artista de la plástica y poeta Jesús Lara Sotelo fue presentada en el stand J-9 de la Colección Sur Editores en la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña como parte del programa de la Feria Internacional del Libro, La Habana 2017.

 

El laberinto ante mí reúne trece de los libros escritos por Lara entre 1991 y 2016.  La antología inicia con ¿Quién eres tú, God de Magod?, primer libro escrito por el autor, concluye con las prosas poéticas de Los Ultimátum, (2016) y está bellamente ilustrada por dibujos inéditos pertenecientes a las series Ninfomanía, Lamento porteño y La última corrida, del artista.

 

Uno de los aciertos de la concepción de esta antología es que incluye prólogos de los escritores y críticos literarios Marilyn Bobes, Cira Romero, Francisco López Sacha, y Virgilio López Lemus, textos que aportan una apreciación actualizada y aguda de la obra lírica de Lara Sotelo.

 

Cira Romero presentó esta antología a través de la lectura de su trabajo titulado Los laberintos de Jesús Lara Sotelo, en el cual valoró el alcance de la obra del artista, tanto la escritural como la pictórica, y resaltó algunas de sus virtudes como la disciplina, el ímpetu, el rigor y sobre todo la ética.

 

Explicó la investigadora que los textos que aparecen en esta antología, fueron seleccionados cuidadosamente por Lara el cual escogió poemas, prosa poética, pequeñas narraciones y “un mal llamado subgénero, hoy considerado por algunos quizás demodé pero que colocado ante la mirada de lectores del siglo XXI consignarán inquietudes y hasta nos harán revolver en nuestros asientos; me refiero a los aforismos”.

 

Añadió luego que la literatura del autor es una y heterogénea a la vez; que exhibe un fervor incansable y una copiosa inspiración; “sus composiciones son al unísono actos de creación y actos de revelación en el conocimiento alumbrador de nuevas vidas”.

 

Aseguró Cira Romero que El Laberinto ante mí carece de vacío creador, “pleno como está de conmociones alucinantes, de sensaciones de extrañeza en una distancia infinita que sin embargo se toca con las manos para encontrar relámpagos de conmovedores misterios”.

 

Culminó su intervención Romero advirtiendo: “Jesús Lara Sotelo con esta antología nos provee de una lírica mermada de retórica y tan auténtica como auténtico es su autor”.

 

Seguidamente el narrador Francisco López Sacha también se refirió a este volumen compilatorio de Lara del cual dijo “es una suite, que en términos de música no es más que el equilibrio de partes alternas que conforman una especie de conglomeración de factores diversos pero que tienen un valor similar en el equilibrio musical”.

 

Abundó en esta afirmación al expresar que algunos de los libros de Lara son de una acendrada lírica, otros mucho más coloquiales y algunos un tanto surrealistas. Aparecen también, explicó, libros que están entre la autobiografías y el enfoque personal y que hay textos que se mueven entre el aforismo y la meditación, la sentencia, la valoración particular y también volúmenes que mezclan todo estos.

 

“En este libro Lara toma fragmentos de todos sus libros y sin embargo se constituye en una unidad autónoma; lo que más me impresionó cuando leí la antología, es que yo, que conozco los libros individualmente, sentí otro libro” reveló López Sacha.

 

Argumentó igualmente que el orden en que están situados los poemas, la manera en que están organizados, la ubicación espacial en el libro “irradia inteligencia, sensibilidad y sentido”.

 

En cuanto a los estilos poéticos de Lara, López Sacha enfatizó que responden a la necesidad de «decir cosas» del artista en un momento que no se caracteriza por su diafanidad: “creo que la poesía cubana de hoy ha empezado a perder rangos de comunicación y ha entrado a una zona un tanto opaca en su expresión para con el lector”.

 

Consideró a continuación que Lara ha retornado a ciertas maneras de decir que ya estaban sembradas en la poesía cubana y que él le ha dado una mirada diferente.

 

Hacia el final de sus palabras López Sacha citó a Samuel Feijoo: «La literatura se escribe para acompañar al desdichado, para no dejar solo al infeliz», y agregó “en gran medida también la poesía de Lara se ha hecho porque todos nosotros que somos, de alguna manera, desdichados y necesitamos esa compañía”.

 


Comentarios

captcha