Joaquín Borges Triana: “este ser humano agradecido de la vida”

Por: Susana Méndez Muñoz
Categorías: SOCIEDAD, NOTICIA

El periodista y crítico Joaquín Borges Triana recibió ayer el Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro correspondiente al año 2016 en el Piano Bar Delirio Habanero del Teatro Nacional de Cuba.

Este galardón es conferido cada dos años por el Ministerio de Cultura de la República de Cuba a aquellos profesionales de la Comunicación poseedores de una relevante trayectoria dedicada a la promoción cultural.

El Guille Vilar, quien recibiera este lauro en la pasada edición del mismo, presidió el jurado que tuvo en sus manos la evaluación de los nominados y resaltó el relevante quehacer de cada uno de los periodistas propuestos “hasta el punto que ya los consideramos como las nominaciones para la próxima edición”.

Igualmente anunció que este tribunal  de manera excepcional había decidido realizar un reconocimiento especial al Noticiero Cultural “por su capacidad para jerarquizar y otorgar el valor que se merecen nuestras propuestas culturales”.

Magda Resik, Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro, 2013, a nombre del colectivo de este noticiero   expresó: “Para nosotros recibir este reconocimiento representa el compromiso mayor; seguiremos intentando ofrecer jerarquías y todo un presupuesto de pensamiento crítico alrededor de la identidad y la cultura cubanas”.

Vilar seguidamente realizó las palabras de elogio al doctor en Ciencias sobre Arte Joaquín Borges Triana, y reveló que cada uno de los miembros del jurado --junto a él Marta Rojas y Víctor Casaus—coincidió en que fuese Borges Triana el premiado “este ser humano agradecido de la vida” y subrayó en primer lugar: “ Como toda persona sabia, Joaquín se distingue por  una sencillez y una humildad proverbial” y apuntó además que estas cualidades junto al hecho de “ ser asequible, jovial y optimista” lo convierten en uno de los periodistas más entrañables  del medio cultural.

Enfatizó en que estas características de la personalidad del premiado “definen el acento del lenguaje plasmado en su obra como crítico comprometido con nuestra compleja diversidad cultural”.

Más adelante recordó que en la mayoría de los medios de prensa plana de la capital Borges Triana ha dejado la impronta de sus opiniones sobre la música cubana contemporánea así como  en los diferentes espacios radiales que tiene a su cargo y en los numerosos libros que ha publicado.

“Pero en todos y en cada uno de estos casos nos encontramos frente a un periodista que por complejo y profundo que pueda ser el resultado de su valoración, esta aparece marcada con la voluntad de ser aprehendido a través de un código francamente coloquial. Es portador de la dualidad de ser elogiado por el alcance de sus acertadas consideraciones de alto nivel académico al mismo tiempo que es aclamado por el dominio de esa personal capacidad de redacción para escribir desde la emotividad de sus sentimientos” aseguró el orador.

Vilar acentuó en que con este otorgamiento a una destacada figura de la prensa cubana como Joaquín Borges Triana, junto a las personalidades que ya lo han recibido y los que lo alcanzarán en el futuro, el Ministerio de Cultura tiene a su disposición “un grupo de personas de indiscutible prestigio que como líderes de opinión pueden contribuir en la urgencia por sanar la sociedad de la deshumanización presente en canciones impregnadas de violencia verbal y de una mediocridad conceptual alarmante donde nada conserva su valor a no ser el dinero, obviamente”.

El Guille Vilar terminó sus palabras con una declaración emocionada: “Siempre quedaremos en deuda contigo Joaquín, por tu capacidad para hacernos sentir «la luz brother, la luz», esa que nos permite ser parte integral del inmenso conglomerado social de los que soñamos por la oreja, seguimos soñando y no puede ser de otro modo para quien según tus propias palabras «tiene que vivir siempre en el intento de mejorar y de mejorarnos»”.

Borges Triana, que fue nominado para el premio por la prestigiosa publicación  Revolución y Cultura,  al dirigirse a los presentes dedicó el premio a su madre, recientemente fallecida, “ a la que le debo lo que soy porque tuvo la sabiduría de educar y criar a un ciego de nacimiento como si fuera una persona sin ningún tipo de discapacidad”.

Dedicó además el lauro a “todos los periodistas que desde las redacciones culturales hacen un trabajo muy difícil porque lamentablemente en el país no tenemos un sistema montado para formar a los periodistas que trabajan el área de la cultura y por tanto somos objeto de crítica del mundo intelectual que cree que somos culpables de cosas de las cuales no somos culpables” declaró.

Particularmente evocó a sus amigos el periodista y crítico Vladimir Zamora, ya desaparecido; a Omar Vázquez, reconocido periodista del diario Granma y a Pedro Herrera de Juventud Rebelde.

Esta ceremonia fue propicia además para que el Consejo Nacional de las Artes Plásticas reconociera la labor de las periodistas Aleyda Piñero Meneses, Adalys Pérez Suárez y Carina Pino Santos; el Instituto Superior de Arte reconoció igualmente a Idania Rodríguez y al Canal Habana.


Comentarios

captcha