Evocan alzamiento de Céspedes en La Demajagua / Por: Maritza Mariana Hernández

Por: Maritza Mariana Hernández
Categorías: SOCIEDAD, HISTORIA

Al pie de la estatua de Carlos Manuel de Céspedes, en la plaza que  lleva su nombre, en el Centro Histórico de La Habana, se efectuó el  tradicional acto que organiza la Oficina del Historiador de la Ciudad  de La Habana (OHCH), en vísperas de la efeméride del glorioso  alzamiento del prócer cubano en su ingenio La Demajagua, en 1868.

En la ceremonia intervino el Dr. Félix Julio Alfonso, vicedecano del  Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, quien realizó un  recorrido por la historia de la escultura y apuntó que desde los  albores republicanos existió el deseo popular de colocar sendas  efigies de Martí y Céspedes en dos de las más importantes plazas públicas de la ciudad. La del Apóstol, dijo, fue inaugurada el 24 de  febrero de 1905, pero hubo que esperar medio siglo para que la del Padre de la Patria llegara a su destino, en el corazón de La Habana  antigua, luego de una ardua lucha por auténticos cubanos, entre ellos, el primer Historiador de la Ciudad, el Dr. Emilio Roig de Leuchsenring.

Trabajadores de la OHCH, representantes del Partido y el Gobierno de  la capital, miembros de la Academia de Historia y de la Lengua de  Cuba, y niños de varias escuelas del Centro Histórico habanero, se  reunieron ante el monumento de Céspedes, un “hombre de grandes  pasiones”, cuya vida “estuvo colmada de sucesos trepidantes, avatares románticos y sueños libertarios”.

Por fin, el 27 de febrero de 1955 se develó la escultura de Céspedes  en la otrora Plaza de Armas, nacida de manos del escultor y profesor Sergio López Mesa, autor de una enorme iconografía patriótica. Gracias a fotografías que registran el momento, en la ceremonia aparece el Dr. Emilio Roig de Leuchsenring observando el instante en que la estatua del rey español Fernando VII es retirada de su pedestal y se coloca la figura del ilustre libertador.

“Fue un domingo, recordó Alfonso, y la estatua se inauguró a las once  de la mañana, con una salva de artillería de 21 cañonazos lanzados desde La Cabaña. Una gran bandera cubana cubría la figura de mármol,  que fue recogida simbólicamente por cuatro niños y niñas de las  escuelas municipales, blancos y negros, como símbolo de la lucha del pueblo cubano por su absoluta libertad e igualdad”, subrayó.

Como cierre del acto que evocó al prócer altivo y desafiante, frente al poder colonial español, los participantes efectuaron la  acostumbrada peregrinación hasta la Sala de las Banderas, en el Museo de la Ciudad, antiguo Palacio de los Capitanes Generales.

 

Publicado: 9 de octubre de 2017.


Comentarios

captcha