Del Padre de la Patria se habló en el Centro Loynaz


del-padre-de-la-patria-se-hablo-en-el-centro-loynaz

“Cuando leemos el Diario perdido de Céspedes, nos percatamos de que leemos y profundizamos en la escritura de un hombre que está sufriendo, subordinando pasiones e intereses en pos de un ideal patrio que era lo más importante para él (…) En relación con el Pensamiento cespedista hay que tener muy en cuenta que es el hombre que con el tiempo se va radicalizando. Y esto lo vemos, entre otras cuestiones, con la política de la tea incendiaria, la que apoyó como iniciativa de Máximo Gómez al propiciar la destrucción de las fuentes de ganancias de la Metrópoli española. Política que, al mismo tiempo, resultaba muy difícil que adoptase un propietario dueño de tierras, cañaverales, cafetales, residencias”

Así expresó el historiador doctor Yoel Cordoví, presidente del Instituto de Historia de Cuba, durante la tertulia Memorias de la Guerra, desarrollada mes tras mes en la sede habanera del Centro Cultural Dulce María Loynaz.

El prestigioso historiador destacó, asimismo, la defensa y apoyo de “Céspedes a la realización de la invasión hacia Occidente, desde el punto de vista político y militar, y que lo revela para la historia de Cuba como el verdadero artífice de esa acción; algo reconocido incluso por el propio Gómez, y que muchos desconocen dentro de los grandes valores que caracterizan al Padre de la Patria. Céspedes, guía y estratega de la independencia de Cuba, de una aspiración que constituía prácticamente un sueño en la Guerra de los Diez Años y que se hace realidad en la contienda del 95. Así, “Céspedes es una figura que se va radicalizando, al igual que en sus posiciones; va transgrediendo los límites de un grupo perteneciente a una clase social avasallada.

“El Padre de la Patria transgrede todo ello al decidir también liberar a sus esclavos, la principal fuerza de trabajo económica (economía de plantación), y hay que puntualizar que la mayor parte de dicha fuerza esclava —de su propiedad—, había pasado a la categoría de asalariada. De hecho, ya empezaba a realizar cambios importantes a través de créditos, hipotecas… para poder desarrollar el ingenio La Demajagua. Todo esto queda trunco con la guerra —sus propiedades son embargadas de inmediato; es por todo ello que a la hora de analizar la historia, debemos y tenemos que sobreponernos a hablar acerca de conflictos, desavenencias, desacuerdos, contradicciones, en relación con la táctica y estrategia a seguir, y analizar entonces algo esencial: cómo la desunión puede conducir al fracaso de cualquier tipo de proyecto político de carácter profundo y humanista”.

Significó a continuación “el tener siempre en cuenta la integralidad del pensamiento del hombre y su contexto. Céspedes fue el hombre militar, político,  culto, republicano, humanista, no obstante a que en su época sus detractores lo consideraron inicialmente como un dictador”.

Tras las diatribas con la Cámara de Representantes, surgida de la Asamblea de Guáimaro, él puntualizó en algo esencial al respecto: “(…) se quiso hacer ciudadanos cuando lo que verdaderamente se necesitaba eran soldados”.

El también profesor universitario rememoró la figura del Padre de la Patria cuando “en 1870 redacta un decreto que constituye una de las páginas más relevantes de nuestras luchas independentistas durante sus primeros años, en el que plantea que Cuba libre es incompatible con Cuba esclavista, algo que reconoce su radicalismo patriótico y abolicionista. Tan siquiera en la Constitución de Guáimaro, primera constitución de la República en Armas, se llega a reconocer ese planteamiento; todo lo contrario, se retrocede, al crearse un reglamento de libertos referido a la abolición de la esclavitud. En suma, Céspedes no esperaba nada por parte de aquella burguesía, como tampoco de los Estados Unidos”.

El conferencista reiteró además la necesidad de estudiar e investigar a cualquier figura o personalidad histórica a partir del contexto en que se desarrolla, “pues existen momentos que obligan, por determinadas circunstancias, a la toma de posiciones estratégicas o tácticas a corto, mediano o largo plazo.”

Acerca de la opinión del líder independentista respecto al vecino del Norte enfatizó en un fragmento del Diario… : “(…)  en lo que respecta a los Estados Unidos tal vez esté equivocado pero, en mi concepto, su gobierno a lo que verdaderamente aspira es a apoderarse de Cuba sin complicaciones peligrosas para su nación y, entretanto, que no salga del dominio de España (…) Este es el secreto de su política, y mucho me temo que cuanto haga o proponga sea para entretenernos y que no acudamos en busca de otros amigos más eficaces”.

“Todo esto lo escribe Céspedes en la manigua; todo esto lo escribe un mambí, aquel quien ya no es un terrateniente cuidadoso de su apariencia personal surgido del patriciado criollo… Es un combatiente mambí, de la manigua; es además el presidente de la República en Armas, con cualidades éticas muy profundas ejercidas en condiciones también muy equilibradas dentro del punto de vista psicológico, no obstante los conflictos y contradicciones existentes a su alrededor con la Cámara de Representantes que culminarían en 1873 cuando es depuesto de su cargo. Su muerte, al año siguiente, fue un rudo golpe para el movimiento independentista.”


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte