El autor y su obra: Edel Morales, «lo poético hasta en el fluir ordinario de lo cotidiano» / Por: Susana Méndez Muñoz


el-autor-y-su-obra-edel-morales-lo-poetico-hasta-en-el-fluir-ordinario-de-lo-cotidiano-por-susana-mendez-munoz
Foto: Susana Méndez Muñoz.

 

El espacio “El autor y su obra” estuvo dedicado en el mes de noviembre al escritor Edel Morales Fuentes y se desarrolló en el teatro de la Biblioteca Rubén Martínez Villena, del Centro Histórico de La Habana con la presencia de Juan Rodríguez Cabrera, presidente del Instituto Cubano del Libro (ICL), institución que organiza el encuentro.

El panel que tuvo a su cargo el análisis de la trayectoria literaria de Edel Morales   (Cabaiguán, Sancti Spíritus, 1961), licenciado en Historia en la Universidad de La Habana quien es además vicepresidente del ICL, estuvo moderado por la joven escritora Yanelys Encinosa e integrado por Basilia Papastamatiu, Alex Pausides, Roberto Manzano y Virgilio López Lemus, todos intelectuales de alto prestigio.

Manzano inició las intervenciones con un lúcido análisis sobre el importante papel de la poesía en el sistema cultural cubano; comentó que en apariencia la poesía no ocupa el sitio que merece por su jerarquía espiritual y artística pero que realmente el país tiene que ver con la poesía en todos los terrenos «desde antes de que existiera la nación cubana ya los poetas la estaban construyendo», recalcó.

Señaló que una de las particularidades de la poesía cubana es que «no duerme» y que «siempre hay poetas trabajando, mirando el país».

Sobre los poetas de la generación de los años 80 reafirmó que desde posiciones estéticas diferentes, mantuvieron «un sentido histórico y crítico muy importante; se ocuparon mucho de la vida civil cubana».

A esta generación pertenece Edel, el cual se caracteriza, dijo Manzano, por una filiación coloquialista, por un tono conversacional en sus obras que no desdeña la metáfora y en términos de contenido se reajusta a las «nuevas insurgencias espirituales de la época», lo cual se aprecia en el poemario Lejos de la corriente donde, consideró,está casi todo lo más valioso de su poesía de la primera etapa.

Aseguró que el crecimiento como escritor se da en el homenajeado a través de círculos concéntricos «reasume los anillos anteriores e incorpora otros nuevos, que es la manera natural de crecer, la del tiempo en los troncos del bosque»; resaltó que de esta manera refleja bien su origen que es uno de sus presupuestos básicos, el cual recupera a través de símbolos y metonimias, como «el patio de lajas de su infancia» que de modo recurrente aparece en sus composiciones al igual que la idea de partir y el mar; subrayó al mismo tiempo, que su poesía atiende la vida civil pero a la par se sumerge en su yo interior con un lenguaje siempre sobrio.

«Edel Morales ha reflejado en muchos versos, con profundidad, la angustia de nuestra época», apuntó Manzano y opinó que «su poesía es una de las más notables escrita por un hombre de nuestra época en la Cuba de hoy».

Le siguió en la palabra Alex Pausides, quien se refirió en especial a la novela de Morales Que te vuelva a encontrar: (Un byte de adolescencia. Primera temporada), del 2009.

Evocó entonces al poeta peruano César Vallejo, el cual llamaba la atención hace casi un siglo sobre la modernidad y la necesidad de plasmar en la literatura la influencia que las nuevas tecnologías ejercían sobre la psiquis humana y las relaciones que se establecen en la comunicación.

Apreció que Edel «es tal vez uno de los escritores mejores dotados entre nosotros para lidiar en los escenarios actuales, de los que hablaba César Vallejo hace cien años», y que ha sabido reflejar la influencia de los medios de comunicación en la sensibilidad contemporánea.

Enunció que la novela en cuestión «es insólita y quizás por eso atractiva», y a la vez una muestra del ejercicio pleno de las posibilidades expresivas de un autor que asume la modernidad para «despiezar y deconstruir las nociones tradicionales de la literatura sin que por ello se pierda ese timbre humano que exhibe toda historia».

Explicó Pausides que Un byte de adolescencia exige un lector activo que debe participar en la propia construcción de la narración, ya que el autor «lo convida a una aventura en la que todas las partes involucradas son responsables y destinatarios por igual».

Añadió que la escritura de este texto narrativo es un registro excepcional de cómo un autor puede integrar géneros, disciplinas, puntos de vista, técnicas, herramientas, visitaciones y guiños a personajes y personas; «no es habitual ver tanto dominio de las formas y tanto esplendor del lenguaje entre nosotros».

Basilia Papastamatiu hizo una justa valoración de la dualidad que durante mucho tiempo ha mantenido Morales, de escritor y dirigente de la cultura, desde las responsabilidades que ocupó en la Brigada Hermanos Saiz, hoy asociación, hasta su desempeño desde hace algunos años como vicepresidente del ICL.

«Con personas como Edel se ha prestigiado la institución cultural, con su honestidad, y eso hay que reconocerlo», afirmó la escritora.

El maestro Virgilio López Lemus regresó a la producción lírica del homenajeado, al ser este el territorio más amplio de su escritura y lo hizo desde la lectura de un texto titulado «Edel Morales desde la poesía», en el que resaltó de igual forma su gestión como promotor cultural en la realización de antologías y en la coordinación de lecturas poéticas por todo el país.

Sobre el tratamiento que da Morales a la mujer en su poesía expresó que no es solo un tema, sino la integración de su manera de ver la vida; expuso igualmente que el poeta «no rehúye la fuerte carga ideológica que ha dominado el ambiente donde ha vivido toda su vida» por lo que aparece en su obra, sin que sea la suya «una poesía bajo consigna, repetitiva o de atributo partidario que, sin dejarlo de ser, no refleja como un mandato».

Aseveró López Lemus que pensamiento y emoción son, más que rasgos distintivos de su poesía, componentes de su manera de ver el mundo y a la poesía en él, y declaró más tarde que Edel «es capaz de hacer lirismo con la circunstancia menos poética; capaz de hallar lo poético hasta en el fluir ordinario de lo cotidiano».

El poeta por su parte agradeció las palabras de todos los oradores y «el arropamiento de cariño» de que fue objeto, y concluyó con la lectura de un texto que, indicó, «tiene que ver con las nuevas tecnologías pero también con el latido de la época».

 

 

Publicado: 28 de noviembre de 2017.


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte