El Fantasma, pasión y flamenco enmascarados


el-fantasma-pasion-y-flamenco-enmascarados

El Ballet Español de Cuba (BEC) que dirige el maestro Eduardo Veitía regresa entre música, baile, misterio y pasión a la sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso” con una pieza emblemática: El Fantasma, en una nueva versión, 18 años después de su estreno ocurrido en diciembre del 2001.

En otro tiempo y espacio, el célebre protagonista de la novela El Fantasma de la Ópera, del francés Gastón Leroux (1868-1927), reaparece en las tablas traducida en danza, ataviada en flamenco, de la mano de una coreografía que involucra mucho talento e imaginación, en el aniversario 32 de esta compañía fundacional.

El misterioso personaje enmascarado paseará los días 22, 23, 24, 28, 29, 30 y 31 de marzo por la sala García Lorca, en sus horarios habituales. Un hálito de aventura y romance se tejerá sobre la centenaria escena donde vuelve a cobrar vida… El Fantasma, aquel hombre solitario que desandaba por los pasadizos subterráneos de la Ópera de París (con interminables laberintos y un oscuro lago interior debajo del escenario), en esta singular obra del director y coreógrafo Eduardo Veitía.

En esta ocasión se enriquece con una versión libre del musical de A. Lloyd Webber, llevado al nuevo flamenco de Cuba por Alejandro Valdés, director del Grupo Palo de Agua, que interpretará en vivo la música. Visualmente, la obra también ha crecido con el novedoso y teatral vestuario de toque contemporáneo, creado por Maray Pereda Peña/Maite Doménigo, y los inspirados diseños de escenografía de Támine González del Campillo, que convocan la atmósfera de encierro, no exenta de elegancia e incógnitas.   

En conferencia de prensa realizada en el hotel Packard, Eduardo Veitía comentó que esta nueva versión lleva una ardua labor en cuanto a la coreografía. Dos actos con 15 escenas donde se plasmará esta historia de amor, al estilo del BEC, y donde hay una mezcla de ballet clásico, español y danza, que resulta un todo que se “degusta” equilibradamente en el “paladar” de los amantes del género. Es muy moderno, argumentó. Y refirió que luego se llevará en una larga gira por cerca de 20 ciudades de la República Popular de China. Añadió, además, que por el aniversario 500 de nuestra capital, subirá a escena, en el mes de noviembre una nueva versión de La Habana Valdés, basada en la novela Cecilia Valdés.

Veitía y sus huestes han demostrado en el tiempo, y con creces, que nada es imposible de decir desde el movimiento. Ese reto danzario que tanto aplaude el espectador es lo español contemporaneizado. El director y coreógrafo, como alumno aventajado de la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, directora del Ballet Nacional de Cuba (BNC), sigue la esencia de la Maestra en cuanta obra toca, porque sabe que es algo vivo, en constante cambio, que debe “caminar y respirar” siempre en su tiempo. Por eso, sus creaciones van cambiando al pasar los años, son nuevas piezas que nos llegan como la primera vez. El Fantasma no es una excepción. En esta ocasión, en una función que abre un magnífico año para el BEC, el del aniversario 32, reaparece con su carga de colorido, hispanidad y también cubanía para llenar de alegría el emblemático teatro habanero una vez más.

Durante la rueda de prensa, el compositor y director del grupo Palo de Agua, Alejandro Valdés, se refirió al trabajo musical que ha llevado a cabo en esta versión, a partir del famoso musical del inglés A. Lloyd Webber, “traduciéndolo” al nuevo flamenco de Cuba, “es una obra con carácter pero no ha sido difícil llevarlo a este género, es lo que hago desde hace mucho tiempo”. Mientras que Támine González, diseñadora escenográfica que participó en la anterior versión, manifestó su alegría de seguir tejiendo nuevas aristas en El Fantasma y utilizando nuevas tecnologías que lo van a enriquecer visualmente. Asimismo, los asistentes a la conferencia pudieron conocer los nuevos diseños de vestuario en la pasarela que tuvo lugar, amenizada por el grupo Palo de Agua, que interpretó en vivo algunos fragmentos de la banda sonora.

El director del hotel Packard/Iberostar, Alejandro Barrios, habló de lo cercano que han estado con la cultura desde que abrió sus puertas la instalación hotelera de Prado, pues, argumentó, es una de las características de Iberostar, y en esta Isla se multiplica porque hay, en este sentido, una inmensa riqueza artística que les gusta apoyar. Se refirió también a las distintas líneas de trabajo del hotel, que además de las propiamente turísticas, muestran una que es destinar sus salones para eventos, donde el arte debe ser protagonista, tanto cubano como de invitados de otros países. “Realizar estas acciones culturales con los creadores de aquí es un orgullo”, dijo.

Las entradas para las dos semanas de la temporada de El Fantasma, se encuentran a la venta en la taquilla del GTH “Alicia Alonso” desde el pasado martes.

LA HISTORIA

El Fantasma cuenta la historia de “un hombre sensible, que aunque fue marcado por el destino, puede amar con intensidad y es capaz de sacrificarse por la persona que ama”. En dos actos y 15 escenas resume la esencia de la acción, y se arma la pieza donde están reflejadas luchas y tormentos, amores y anhelos, rechazos y crueldades hasta que, antes de morir y como símbolo de su amor eterno, el Fantasma le regala su máscara a Christine, para quien esa deformidad de su rostro no hizo más que sensibilizarla con su sufrimiento.

El Fantasma, en su aniversario 18, resulta una coreografía imaginativa que logra instantes de alto vuelo.


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte