El teatro no va a morir


el-teatro-no-va-a-morir
Fotos: Juan Carlos Borjas.

“He pisoteado tanto este escenario. Ha pasado mucho tiempo, pero ustedes hoy me han hecho sentir como si todavía estuviera en él", expresó con profunda emoción Herminia Sánchez al recibir esta tarde en la sala  Hubert de Blanck el Premio Nacional de Teatro. No sé lo que siento —continúo. Estas maderas se llevan muchos años de nuestra vida y nosotros estamos felices de hacerlo. Me debo a esos que se sientan en las butacas. No sé si he sido esa gran actriz de la que hablan, pero sí lo he perseguido”.

La entrega de dicho reconocimiento, el más alto que otorga el Consejo Nacional de las Artes Escénicas (Cnae) en el país, se tornó pretexto para volver a ver a Cacha Basilia de Cabarnao sobre las tablas y a otros consagrados actores de su generación. Revisitar las memorias frescas del cineasta Fernando Pérez, quien tuvo a su cargo las palabras de elogio. El director de Hello, Hemingway (1991) entre otros largometrajes, contó a los presentes cómo logró que Herminia regresara al cine por segunda vez para participar en dicha película, tras actuar en el clásico del cine cubano que es Lucía (1968) de Humberto Solás.

“Son muchas las emociones que esta obra maestra de Solás dejó grabadas en mi espíritu y entre ellas una: Rafaela, la amiga solterona de Raquel Revuelta. Quizás el personaje secundario mejor construido de la historia de nuestro cine. Méritos aparte, estoy convencido que este Premio Nacional de Teatro es un reconocimiento a la pasión con que ha alimentado su trayectoria; una trayectoria que destaca y representa de manera insigne a toda una generación de nuestro teatro que enfrentó en años republicanos la precariedad del medio y que después de 1959 ha navegado por tiempos turbulentos siempre en defensa de una expresión teatral compleja, diversa y contestaría como es el verdadero arte”, afirmó el cineasta.

Asistieron a la ceremonia el ministro de Cultura Alpidio Alonso, el viceministro y presidente del Cnae Fernando Rojas, Pancho González, presidente de la Asociación de Artes Escénicas de la Uneac y Nereida López, secretaria general del Sindicato de Trabajadores de la Cultura. Entre los nominados al Premio Nacional de Teatro estuvieron Miriam Muñoz, Zenén Calero y Rubén Darío Salazar. El jurado estuvo presidido por Armando Morales. Premio Nacional de Teatro, y compuesto por Pancho García y Eugenio Hernández Espinosa, ambos Premios Nacionales de Teatro, Vivian Martínez Tabares, crítica, investigadora y directora del Departamento de Teatro de Casa de Las Américas y Nieves Laferté, diseñadora, profesora y directora de la Galería Raúl Oliva.

“Quiero darle las gracias, no protocolares, sino desde adentro, a mi esposo que siempre me ha guiado, a la Uneac, a Fernando Pérez, al Conjunto Nacional de Teatro, al Ministerio de Cultura, no porque existe, sino porque lo siento, siento que están haciendo cosas por el teatro. Hay que hacer cosas por el teatro. Recuerden que este teatro no ha muerto, ni morirá nunca”, concluyó la homenajeada.


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte