a+ en verano: espacio cultural para la adolescencia


a-en-verano-espacio-cultural-para-la-adolescencia

La Habana Vieja es siempre un hallazgo, un viaje a la historia intramuros, un paseo por su arquitectura. Es también la casa de nobles y difíciles proyectos que aúnan a hombres y mujeres que no temen al trabajo duro, a destiempo, en pos de un sueño común y que desde luego, tiene al Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal, como faro que alumbra el camino a seguir.

Por lo tanto debía ser en esa parte más antigua de la urbe donde radicara el Centro a+: espacios adolescentes, teniendo en cuenta, además, su fácil acceso desde diversos puntos de la capital. Con antelación la Oficina del Historiador había realizado una investigación titulada “Desarrollo social, integral y participativo de los adolescentes en La Habana Vieja”, en la que intervinieron psicólogos y sociólogos. La pesquisa caracterizó a los habitantes de la zona.

Después comenzó la restauración del inmueble. Específicamente en la manzana 148, otrora industria farmacéutica de Sarrá ubicada en Compostela entre Teniente Rey y Muralla. Los adolescentes participaron del proceso constructivo e incluso sugirieron que la instalación tuviera más áreas de socialización e intercambio, como la Plaza del Horno.

El diseño estuvo a cargo del arquitecto Orlando Inclán, quien respetó la necesidad de crear un espacio cultural para la adolescencia. A Inclán se sumaron los arquitectos Claudia Castillo, Alida Diez, Daniel de la Regata y Lynne Zayas. El proyecto fue financiado por la Unión Europea e implementado por la Unicef y la Oficina del Historiador de la Ciudad.

Para la restauración de la fábrica se conservó su tipología industrial. Quedó estructurado en dos bloques; uno dedicado a los talleres de medioambiente, música, teatro, danza, artes visuales y otro para los audiovisuales, estudio de radio y televisión y una mediateca para fomentar los hábitos de la lectura. También se incluyen laboratorios científicos, así como un servicio de consejería individual y confidencial. En este último se dialoga sobre sexualidad responsable, nutrición, adicciones y formación vocacional, entre otros tópicos.

El Centro a+ trabaja en coordinación con la familia y la escuela. Y aunque inicialmente se concibió para los adolescentes de La Habana Vieja, hoy abre sus puertas a todos los que quieran sumarse. Cada verano ofrece talleres de creación vinculados directamente al arte, la ciencia, las tecnologías, el medio ambiente, el patrimonio, la orientación vocacional, la investigación y las propuestas culturales y recreativas de sus respectivos municipios.

En la etapa estival el centro participó en las Rutas y Andares 2018. También desarrolló más de 23 Talleres de verano a+ relacionados con temáticas culturales, de nuevas tecnologías y comunicación, entre ellos fotografía, edición audiovisual y edición musical, introducción al periodismo, salsa, alambrería artística, breakdance y modelaje. Completaron la propuesta, talleres de danza, de música y de artes plásticas, según puntualizó a Habana Radio Lisset Ametller, directora del Centro del Adolescente.

Dicha emisora brinda su 106.9 de frecuencia modulada para el programa Contigo somos+ todos los miércoles de 7:00 a 8:00pm. Una hora protagonizada por adolescentes y en la que socializan los resultados del proyecto, comparten sus inquietudes, aspiraciones y motivaciones.

La adolescencia es una etapa especial de la vida, en la que como seres bio-sico-sociológicos se sufren cambios y a esto se le añaden los retos de la cotidianeidad, por lo que el Centro a+: espacio cultural para la adolescencia debería multiplicarse por el resto del país, acompañando el desarrollo del adolescente, potenciando las capacidades de creación y socialización, así como ofreciendo una mirada didáctica e innovadora tan atractiva para las nuevas generaciones.


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte