Fin de Año en Gran Final


fin-de-ano-en-gran-final

Cuba despidió el año 2018 en una gran fiesta y recibió el nuevo 2019 (V Centenario de la Habana), con un bailable en grande, conmemorando el aniversario 60 de la Revolución Cubana. Hasta la naturaleza estuvo en complicidad con la fiesta nacional.

La Televisión Cubana “tiró la casa por la ventana”, preparó un musical estelar desde el teatro Astral, por toda la ciudad y en línea con Santiago de Cuba. Fue un espectáculo como merecen los fines de año, para aquellos que desde su trabajo o en su propia casa donde cenan, disfrutan de una fiesta merecida.

Todas las provincias tuvieron una programación bailable, descargas musicales, venta de libros, peñas, tertulias literarias, presentaciones de artistas aficionados (que ahora cobran una nueva vida). Fiesta desde la cuadra, el barrio, la comunidad, la ciudad. El Instituto del Libro presente en todos los momentos de la cultura cubana.

Desde el sábado 29 se efectuaron muchas actividades en la Plaza de Belén, La Piragua, el proyecto 500 con Cubanía. Programaciones para niños, para los amantes del ballet.

En la provincia de Mayabeque, hay que resaltarlo, se celebraron las tradicionales charangas de Bejucal que datan de 1840; en La Salud se quemó el año viejo, costumbre que data de 1929. La Charanga de Bejucal bien merece, algún día, el Patrimonio Intangible de la Humanidad. Mientras que la quema del año viejo, tradición que existe en muchos países, es bueno que se apoye porque es una fiesta muy animada y todo lo que los pueblos con su propio esfuerzo logren hay que aplaudirlo. Las tradiciones perseveran por los años de los años, mucho más de lo que imaginamos. No olvidemos que los pueblos de campo, como le llamamos a estos municipios, en la zona de Mayabeque, indeteniblemente abastecen de alimentos a la ciudad habanera, y el trabajo hay que recompensarlo con diversión y alegría.

En la capital el 1 de enero estuvo en el corazón de El Vedado con el grupo de Adalberto Álvarez y la banda de Maikel Blanco. Habana del Este, una zona de mucha población recibió a Revé y Tumbao Habana. Diez de Octubre, en su Plaza Roja, a Isaac Delgado y Haila. Las Anacaonas y Alaín Pérez llegaron hasta la Herradura en San Miguel del Padrón. La salsa de Manolito Simonet y Manana Club estuvieron animando en Boyeros, en la Doble vía de Santiago de las Vegas. Marianao recibió con mucho interés a Mónica Mesa y Pupy y Los que son son. Hasta Guanabacoa llegaron Pachito Alonso y NG La Banda, que celebran este año el aniversario 20 del boom de la salsa y la timba.

Hasta el Cotorro llegaron Pedrito Calvo y Paulo FG, el Chispa y sus cómplices en Regla, el pueblo de Roberto Faz. En Playa, uno de sus hijos, Giraldo Piloto con Klímax y David Blanco. En el parqueo del Estadio Latinoamericano del Cerro, Alaín Daniel y el Noro. La Charanga Latina y Son Yoruba en el reparto Eléctrico.

El 2019 es un año de alegría y esperanzas, la ciudad vestirá sus mejores galas, se reparan edificios, parques, centros recreativos, tiendas, restaurantes, cafeterías, bulevares, el Barrio Chino, En una verdadera cruzada por la gran ciudad, La Habana, lo más grande. Lugares que parecían abandonados, olvidados, recobran nueva dignidad. Para la alegría y la belleza todo motivo de inspiración ayuda, ello es lo que nos sostiene sobre este mundo.


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte