“Hay que mantener siempre el espíritu de Martí”


hay-que-mantener-siempre-el-espiritu-de-marti
Obra de Carlos Guzmán.

Con el anuncio de la actual impresión del Tomo 29, y la entrada para dicho proceso del Tomo 30 a finales del presente año, el historiador y periodista doctor Pedro Pablo Rodríguez López, resaltó la exhaustiva labor que realiza desde hace siete años, al frente de un colectivo de investigadores y académicos experimentados, en la confección de la Edición Crítica de las Obras Completas de José Martí.

Colmada de numeroso público, entre los que se hallaban directivos de las instituciones martianas además de profesores y estudiantes universitarios, la sede habanera de la Sociedad Cultural José Martí sirvió nuevamente de marco para la realización de su espacio de conferencias Cultura y Nación. El Misterio de Cuba, el que este mes de marzo contó con la presencia del también Premio Nacional de Ciencias Sociales y de Historia, y de la doctora Carmen Suárez, integrante de dicho equipo de investigadores.

“Este trabajo que realizamos, partiendo de un volumen inmenso de textos, nos ha permitido entender mucho más y mejor a Martí, al igual que a amarlo más profundamente, partiendo de su expresión literaria, de su riqueza del lenguaje, de su espíritu, de su universalidad de pensamiento y del valor que le otorga a la diversidad cultural”, destacó para agregar que todo esto conlleva a un valor fundamental de la imagen, “al ser un pensador con imágenes. El periódico, la intensa labor periodística que ejerció le permitía circular con mucha más rapidez e intensidad en los conceptos, situaciones, hechos, informaciones diversas, reseñas… Algo que no pudiera haber hecho si se hubiese limitado a la escritura tan solo de libros”.

En su detallada intervención el prestigioso académico subrayó el trabajo de análisis acucioso que realizan los miembros de su colectivo a partir de cada uno de los manuscritos originales —con un sentido martiano de puntuación propia—, muchos de ellos donados por cientos de amigos de Cuba,  por fieles estudiosos y simpatizantes de la vida y la obra del Apóstol, al igual que otros ya existentes pero necesitados de recibir un proceso de revisión histórica-contextual, lingüística, gramatical e idiomática —manejos de frases en inglés y francés, idiomas que hablaba y escribía perfectamente—, teniendo en cuenta siempre (y además) figuras y personalidades de la época o fuera de ella (Shakespeare, Calderón de la Barca…) tanto culturales, como sociales y políticas.  

“Fijar el texto es el objetivo fundamental de la Edición Crítica”, puntualizó para afirmar seguidamente sobre la existencia “de textos que los llamamos nuevos, al no estar compilados igual y que resultan inéditos”. Al respecto especificó que existen textos de Martí reproducidos en otros periódicos extranjeros —El Economista Americano, revista La América, por ejemplo, sobre los que, no obstante, hay que trabajar muy detalladamente para atribuirle su verdadera autoría.

Pedro Pablo Rodríguez valoró altamente el trabajo “del equipo de la Edición Crítica, su dedicación, seriedad, rigor profesional”, e informó que “estamos trabajando editorialmente en el primer tomo de los que serán los Cuadernos de Apuntes. En él ya labora intensamente la doctora Carmen Suárez. Una interesantísima labor que nos obliga cada vez más a buscar e indagar (…) Asimismo, en Martí existe una genética del texto, elaborada a partir de todos los cambios y transformaciones que realiza, en especial, en el uso de los puntos y comas, de las comas, de los guiones cortos y largos… Sin lugar a dudas que fue un renovador de la lengua”.

Finalmente expresó algo que, para quien escribe, constituye una máxima dirigida a todo investigador y estudioso de la obra del Maestro en este país: “Hay que mantener siempre el espíritu de Martí, no irnos por encima de él, y situarnos siempre en su contexto histórico”.

Dentro de esta excepcional obra colectiva sobresalen glosarios guatemaltecos y mexicanos, algo que la nutre lingüísticamente.


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte