La red de museos en aniversario. ¿Conmemoración o recapitulación? (II)


la-red-de-museos-en-aniversario-conmemoracion-o-recapitulacion-ii

"La Ciudad como texto cultural” publicó recientemente el primero de los artículos inspirados en la conmemoración de aniversarios cerrados que celebrarían un conjunto de instituciones de la red de museos en Cuba durante el 2016. Para entonces centramos la atención en la pluralidad de criterios tomados en cuenta para datar el origen de las instituciones y relacionamos aquellas que, al formar parte de áreas declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad, desbordan su valor como contenedores de bienes muebles, sitios y exponentes conmemorativos para enriquecer, desde lo contextual, el patrimonio mundial. En esta ocasión el punto de mira lo constituyen aquellas que tributan a los Monumentos Nacionales y Locales según lo establecido por la Ley No. 2 del 4 de agosto de 1977, quedando para un tercer espacio aquellas que no responden a las categorías anteriores pero cualifican la protección de la memoria cultural en determinadas localidades.

Recordemos en primer lugar que según dicha ley se considera Monumento Nacional “todo centro histórico urbano y toda construcción, sitio u objeto que, por su carácter excepcional, merezca ser conservado por su significación cultural, histórica o social para el país y que, como tal, sea declarado por la Comisión Nacional de Monumentos” y, en lugar de Monumento Local: “toda construcción, sitio u objeto que, no reuniendo las condiciones necesarias para ser declarado Monumento Nacional, merezca ser conservado por su interés cultural, histórico o social para una localidad determinada, y que, como tal, sea declarado por la Comisión Nacional de Monumentos”.

¿Existieron declaratorias de Monumento Nacional y Local con anterioridad a la Ley No. 2? Aunque la historia de la protección del patrimonio cubano encuentra sistematicidad a partir de la Ley No. 1: “Ley de Protección al Patrimonio Cultural” y la referida No. 2, ambas de 1977, sus antecedentes aparecen en los años 20 con la ley dictada bajo la presidencia del general Gerardo Machado el 24 de julio de 1928, en la que reza: “El Ejecutivo Nacional queda autorizado para hacer la declaratoria de Monumento Nacional, dictando los reglamentos y disposiciones que crea convenientes para la mejor y más eficaz protección de dichos documentos, bien sean de carácter histórico, artístico o patriótico; así como para la conservación de las riquezas y bellezas naturales del país”. (1)

En consecuencia, varios espacios e inmuebles fueron declarados Monumentos Nacionales mediante decretos-leyes de presidentes de la República Neocolonial, entre ellos: Plaza de la Catedral y sus edificios colindantes en La Habana (23 de octubre de 1934) y pueblo de Mantua en Pinar del Río (3 de septiembre de 1935), por Carlos Mendieta; ciudad de Bayamo (30 de diciembre de 1935),  por José A. Barnet; cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba (7 de septiembre de 1937) y Plaza de Armas (9 de agosto de 1937), por Federico Laredo Brú. En la década del 40 la defensa del patrimonio se inserta en la Constitución y al amparo de un nuevo sistema legislativo, la Junta Nacional de Arqueología y Etnología ratificó dichas declaratorias y agregó, entre otros, la Casa Natal de Martí (5 de febrero de 1949); Casa batey de la finca El Abra en la Isla de Pinos, Fortín de callejas de San Juan de las Yeras, Iglesia Parroquial Mayor de San Juan Bautista en la ciudad de Remedios, el Castillo de los Tres Reyes y las Ruinas del Fuerte y de la Iglesia del poblado de Guisa en Bayamo (22 de abril de 1949), así como el Campo Histórico Maceo Gómez, en San Pedro, Bauta y el Palacio Pedroso en La Habana (13 de octubre de 1955).

Con anterioridad a la Ley no. 2, existían en Cuba un conjunto de Monumentos Nacionales, Provinciales y Locales cuyas proyecciones contribuyeron decisivamente a un legado que a modo de susurros o acotaciones menores acompañan los textos básicos de la historia del patrimonio. Las declaratorias que a su amparo se realizaron el 10 de octubre de 1978, bajo concepciones contemporáneas, pueden ser consideradas continuación de ello, a las que siguieron un grupo de centros y zonas urbanas, sitios, construcciones y bienes muebles bajo la disposición de la Comisión Nacional de Monumentos. El Consejo Nacional de Patrimonio Cultural acaba de publicar un hermoso texto resumen en ese tema.

De las instituciones en aniversario cerrado durante el 2016 que tributan a los Monumentos Nacionales cinco se vinculan a Centros Históricos, dos a Zonas Urbanas, cuatro tienen por contenedor Construcciones con esa categoría, cuatro se relacionan con Sitios Históricos y uno con un Sitio Natural. Lleva la primacía en relación con los Centros Históricos, con 50 años de servicio al público, el Museo de Historia Natural Joaquín Fernández de la Vara (30 de diciembre de 1966), con sede en uno de los exponentes eclécticos que distinguen el Centro Histórico de la ciudad de Gibara, Monumento Nacional por la resolución 191 del 12 de enero del 2004.  Le continúa, en su 40 aniversario, el Museo de la Lucha Estudiantil Jesús Suárez Gayol, (27 de noviembre de 1976) en un exponente de la arquitectura tradicional en el repertorio doméstico de la calle República no. 69 entre el callejón de Perdomo y Padre Olallo, en el Centro Histórico de Camagüey, Monumento Nacional mediante resolución 03 del 10 de octubre de 1978.

Cierran el grupo de los Centros Históricos instituciones de tres importantes villas declaradas Monumentos Nacionales por resolución 03 de 1978. De las siete primeras, con 35 años, el Museo Provincial de Sancti Spíritus (22 de mayo de 1981) y el Museo Municipal Fuerte de Matachín (18 de octubre de 1981), en la Asunción de Baracoa, la villa primada; y, formando parte del Centro Histórico Urbano de la antigua villa de la Asunción de Guanabacoa, la Casa de los Artistas en su 5to aniversario (19 de octubre de 2011), extensión del Museo Municipal.  

Coincidiendo con la tipología de Zona Urbana, dos instituciones de la red de museos son declarados Monumentos Nacionales. Por resolución 07 del 13 de diciembre de 2010 La Plaza de la Revolución José Martí, cuyo Memorial cumple 20 años (27 de enero de 1996), y por la no. 05, de octubre de 2011, la Plaza de la Revolución Antonio Maceo Grajales, en Santiago de Cuba, que celebrará sus 25 (14 de octubre de 1991).

En relación con construcciones, dos de las declaradas por la resolución no. 03 de 1978 son sede de instituciones museables desde 1976; celebran 40 años el Museo Memorial en la Casa Natal de Rubén Martínez Villena (16 de enero), en la Ave. 91 no. 8427, entre 84 y 86, en Alquízar, Artemisa; y el Museo Provincial de Holguín (25 de julio) en La Periquera, en la calle Frexes no. 109 entre Maceo y Libertad. Las otras dos son el Museo Municipal Carlos Baliño, con 35 años (13 de febrero de 1981), decimonónica vivienda emplazada en la calle Luz Caballero no. 1205 entre 21 de Octubre y Agramonte en Guanajay, Artemisa que fuera declarada Monumento Nacional por resolución 018 del 12 de mayo de 1981 y la Casa del Teniente Gobernador con 20 (20 de septiembre de 1996), en la calle Morales Lemus no. 255, entre Aricochea y Cables, en la ciudad de Holguín, testimonio de los siglos xvi y xvii en la funcionara la primera Casa de Cabildo entre 1752 y 1754, edificación declarada por resolución 195 del 28 de diciembre del 2004.

En vínculo con los sitios históricos se distingue el Museo Municipal de Playa Girón en la Ciénaga de Zapata, con 40 años de servicio, pues se inauguró el 19 de abril de 1976 para exponer de forma permanente un conjunto de testimonios de los hechos ocurridos del 17 al 19 de abril de 1961, integrándose a un área de 4 520 km que fuera declarada Monumento Nacional por resolución 03 del 10 de octubre de 1978. Continúa en antigüedad, con 35 años, el Monumento Caballete de Casa (31 de diciembre de 1981), en el municipio de Fomento, un sitio histórico declarado Monumento Nacional por resolución 25 del 31 de diciembre de 1981 que exhibe con autenticidad las construcciones erigidas por el Ché y sus hombres en la Cordillera de Guamuhaya, campamento estratégico de la columna no. 18 Ciro Redondo.  

Tres sitios históricos, de ellos dos como extensiones, fueron inaugurados en 1986, por lo que arriban a 30 años. El 13 de junio, el Museo a la Acción del tren Blindado, extensión del Museo Provincial de Villa Clara que se integra al Sitio Histórico del Descarrilamiento, acción y toma del tren blindado, Monumento Nacional por resolución 82 del 30 de enero de 1990; y, el 15 de octubre, el sitio Batalla del Jigüe, del Museo Municipal Combate de la Plata en Guamá, Santiago de Cuba, Monumento Nacional por la resolución 09 del 25 de diciembre de 1979 como testimonio de la batalla librada por el Ejército Rebelde entre los días 11 y 20 de julio de 1958 bajo la dirección del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y el Complejo Monumentario Antonio Maceo en Bauta, del 7 de diciembre, obra que se integra a San Pedro, Monumento Nacional bajo el nombre Campo Histórico Maceo Gómez, el 13 de octubre de 1955 y ratificado por la resolución no. 03 del 10 de octubre de 1978. 

Para cerrar la relación de instituciones patrimoniales que están de aniversario cerrado en este año, un sitio natural: Punta del Este, extensión del Museo de Historia Natural Dr. Antonio Núñez Jiménez en la Isla de la Juventud, que se inaugurara como institución en 1976, razón por la cual celebraría sus 40 años, legitimidad que alcanza como Monumento Nacional el 25 de diciembre de 1979 mediante la resolución no. 10.

Finalizo el artículo con un exponente del patrimonio local: el Museo de Varadero. Enclavado en uno de los polos turísticos más importantes de Cuba, el inmueble sede de este museo fue construido en 1921 y deviene exponente de excepcionales valores al ser representativa de una tipología que durante décadas caracterizó la playa de Varadero. “Construida por Leopoldo Abreu este bello ejemplar de la casa de madera” sobresale por “la terminación de sus muros, empañetados al modo norteamericano, es decir con listones de madera recubiertos con mortero de yeso”. (2) Inaugurado el 5 de diciembre de 1981, el Museo de Varadero celebrará este año su 35 aniversario.      

 

 

NOTAS:

(1) Apud Emilio Roig de Leuchsenring: Veinte años de actividades del Historiador de la ciudad de La Habana 1935-1955, t. 3, pp. 274–275.

(2) Las Villas y Matanzas. Cuba. Guía de Arquitectura y Paisaje, Sevilla-Santa Clara, 2012, p. 413.

 


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte