Marx: Un Titán del pensamiento / Por Astrid Barnet


marx-un-titan-del-pensamiento-por-astrid-barnet

La sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), reunió a un numeroso público en su Sala Villena para rendir homenaje al más grande pensador y defensor del proletariado mundial de todos los tiempos, Carlos Marx, con motivo del aniversario 200 de su natalicio, con la presentación del DVD Moro, el gran aguafiestas, una compilación de su vida y obra realizada por la periodista y escritora Paquita de Armas Fonseca, cuya edición estuvo a cargo de la Empresa de Informática y Servicios Audiovisuales (Cinesoft).

El escritor Víctor Fowler recordó que llevamos entre treinta y cuarenta años en medio de una gran batalla cultural —con sus diversas corrientes filosóficas—“(...) Algo que nos ha obligado a repensar las alianzas, los partidos políticos, el sentido de la revolución... el problema de la desigualdad, como cuestión económica”.

"Actualmente, el enigma Marx es lo que nos convoca a pensar su lugar en el mundo de hoy; un pensamiento que busca la emancipación (...) y que exhorta a no sucumbir ante cualquier dogma. Y esto lo apreciamos en aquellas dos respuestas a la encuesta que le hace una de sus hijas. Una, “Duda de todo”; y dos, “Nada humano me es ajeno”. Este es el Marx que llamamos a recuperar, a repensar las herencias y a analizar también que el futuro no habrá que hacerlo tan solo con Marx, sino también con otros muchos como: Gramsci, Rosa Luxemburgo... Abrir las puertas, además, a los teóricos del presente y a los que aun desconocemos".

Asimismo y durante una interesante intervención, el connotado investigador y periodista Enrique Ubieta profundizó en la situación actual del pensamiento latinoamericano y sus disyuntivas "cuando observamos que, durante los procesos electorales, muchos ciudadanos llegan hasta a votar en contra de aquellos gobernantes que les propiciaron una serie de mejoras desde el punto de vista no solo material, sino también humano y espiritual (...) Si ese nivel de vida material aumenta y si esas personas piensan que esto constituye un escalón con el objetivo de llegar a ser un nuevo rico, o de explotado, pasar a explotador —sin que exista contra todo esto un cambio de conciencia o de paradigma, de sentido de la felicidad individual y colectiva—, los procesos económico-sociales serán, entonces, absolutamente reversibles. Y es que el paradigma del capitalismo continúa existiendo y reproduciendo sus valores en algunos países y pueblos".

En otra parte de su intervención, Ubieta llamó la atención acerca de "un gran reto y desafío del marxismo, que radica en su incapacidad hasta el momento para construir una cultura socialista, no consumista, de raigambre popular y revolucionaria, y opuesta a la capitalista de forma sólida y permanente. En nuestro caso, Cuba, aun reproducimos los valores de la cultura capitalista, porque es la que prima en el mundo".

El reconocido analista internacional significó a continuación que el primer gran reto que tuvo el socialismo es que surgió en un solo país: "un país semifeudal perteneciente al Imperio ruso y ocurrió en sociedades acerca de las cuales Marx nunca imaginó que podría triunfar el socialismo (...) En los años noventa del pasado siglo con la desaparición del campo socialista en Europa, muchos marxistas, muchos revolucionarios, se convirtieron en pensadores vergonzantes; en pensadores que negaban las ideas que habían defendido; primó entonces la confusión de ideas acerca de la caída de una teoría y no de una realidad concreta tergiversadora de aquella teoría (...) Y es que lo esencial no radica en la esencia de una teoría, en los revolucionarios de teorías, sino en las luchas contra las injusticias sociales que sostienen los revolucionarios auténticos. Luchas que continúan aún presentes y acerca de las cuales Marx, Titán del pensamiento, profundizó".

Resaltó Ubieta que existen marxistas conocedores de la obra de Carlos Marx, pero que no son revolucionarios, "son simples académicos que escriben libros sobre Marx, pero que jamás han vibrado contra injusticia alguna en el mundo".

Estimó seguidamente que "existen dos cuestiones que deben y tienen que marchar paralelamente: los procesos de fortalecimiento de cambios económicos y los de guerras económicas. De lo contrario, se produce una fractura. Hay que incentivar la economía socialista y, a la vez, construir una cultura socialista. No pensemos que la cultura y la espiritualidad en una sociedad son el resultado directo e inmediato de lo económico. La economía, sin lugar a dudas, es la base de toda actividad cultural consciente. Es posible avanzar en la transformación de esta conciencia socialista. El factor solidaridad es esencial en todo ello y, en lo fundamental, en la construcción del socialismo".

El disertante hizo también referencia a la presencia de Federico Engels junto a El Moro, "pocas veces en la Historia coinciden dos personas de tan increíble talento y tan subyugantes. Es una pareja de gigantes, de intelectuales gigantes quienes deciden pactar y trabajar juntos sin envidias, rencores, egoísmos, con infinito talento, para crear una obra tan grande del pensamiento humano de todos los tiempos".

Al establecer una analogía entre el pensamiento marxista y el de nuestro Héroe Nacional, Ubieta afirmó que "José Martí no era marxista, como tampoco Marx era martiano, pero ambos están enlazados en la historia universal por idénticas posiciones clasistas al valorar y defender a los pobres de la tierra, a los humildes de todo el mundo; pensamiento acerca del cual Lenin profundiza años después tras el nacimiento del imperialismo estadounidense. Algo que marca la historia de Cuba y de América Latina".

Por su parte la principal inspiradora de dicha actividad, la periodista-escritora Paquita de Armas Fonseca, profusa investigadora de la vida y la obra de El Moro, al comentar sobre el concepto de crítica enarbolado por Marx dijo que "si la gestión cultural en Cuba asimilara, que la crítica deviene fuerza material cuando apela a los sentimientos humanos, como planteara Marx, entenderíamos que cualquier obra artística que llegue al corazón de la gente es mucho más eficiente que cuando no se tocan las fibras humanas. La teoría puede llegar como la llevó Marx al sentimiento humano".

Finalmente, el actor Michaelis Cue habló sobre su participación en las tablas, hace catorce años, con la pieza Marx en el Soho: "Me fui cargando de la energía interna de ese personaje, de su esposa Jenny, de sus hijas, de su amigo Federico Engels. Así, fui moviendo esos campos en el escenario y cargando toda mi energía en el aspecto humano".

Marx en el Soho será llevada al Café Teatro Bertolt Brecht el próximo 22 de mayo, mientras que el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), "ha decidido desempolvar la puesta televisiva de años atrás para trasladarla nuevamente a la pequeña pantalla".

Tras concluir la actividad, fueron puestos a la venta los números cuatro, cinco y seis de la revista Cuba Socialista.


1 comentarios

Eugenio Vicedo Tomey
21 de Mayo de 2018 a las 12:13

Muchas gracias por este escrito que visibiliza detalladamente un encuentro que valió la pena celebrar y presenciar, en tiempos de múltiples batallas, una de las cuales, el retorno y mantenimiento de los valores espirituales, desde la convicción legítima de quienes los promueven, necesita de todas las trincheras y participantes.

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte