Pedro Pablo Rodríguez, trabajador incansable, patriota entero


pedro-pablo-rodriguez-trabajador-incansable-patriota-entero

Las inesperadas aguas de diciembre en el malecón habanero coincidieron, en sus peores momentos, con la hora en que estaríamos dando nuestras mejores muestras de reconocimiento y de cariño a Pedro Pablo, el amigo de siempre.

La dirección de la Sección de Literatura Histórica Social de la Uneac había convocado para las 3 de la tarde del 20 de diciembre del 2018 para homenajear al historiador, al especialista martiano, al periodista y al profesor universitario Pedro Pablo Rodríguez, a quien todos conocemos y queremos desde nuestros dinámicos años juveniles en las décadas de 60 y 70 del pasado siglo.

Más allá de este o aquel premio de los tantos recibidos, acudimos para expresar nuestra satisfacción por su obtención del Premio Nacional de Historia, por ahora creo que el último de su larga lista de merecidos reconocimientos, entre los que se destaca, el primero: la Medalla de la Alfabetización, escoltada a lo largo de estos años por la Medalla Alejo Carpentier, la Distinción por la Cultura Nacional, la Orden Carlos J. Finlay, el premio Félix Varela, el Premio de la Academia de Ciencias de Cuba, el Premio Nacional de Investigación Cultural, el Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas y el Premio Nacional de Historia, aun sin mencionarlos a todos.

Pero su labor incansable le ha hecho también merecedor de otros muchos galardones, entre ellos, su condición de Dr. en Ciencias Históricas, Profesor Titular de la Universidad de La Habana, y Profesor Emérito de la Universidad de Matanzas, Investigador Titular del Centro de Estudios Martianos y Jefe de la Edición Crítica de las Obras completas de José Martí.

A ello se une su condición de Académico de Mérito de la Academia de Ciencias de Cuba, Vicepresidente de la Academia de la Historia de Cuba, Miembro de los tribunales nacionales de categorías científicas y de grados científicos, labor que ha compaginado con otras no menos importantes a lo largo de su vida, entre ellas, su desempeño como miembro del antiguo Departamento de Filosofía de la universidad habanera; profesor de la Escuela de Periodismo, periodista en la sección de historia de Bohemia y en la emisora radial CMBF, donde fue jefe de información y director de la emisora: director provincial de Cultura de La Habana, y muchas otras tareas que han exigido mucho de él durante más de cinco décadas de trabajo continuo y numeroso, acompañado siempre, como rasgos distintivos, por su proverbial modestia, su alto sentido de la responsabilidad y la disciplina, su calidad como amigo, su ejemplaridad como trabajador, cualidades y esfuerzos matizados por un alto concepto de la dignidad y el patriotismo, a los cuales llegó, en buena medida, por la influencia de la vida y de la obra de José Martí.

En sus palabras de elogio, el Dr. Ibrahim Hidalgo, tras precisar que Pedro Pablo es un intelectual de lugar preeminente entre sus contemporáneos, destacó, entre otros de sus méritos, su capacidad analítica e interpretativa, que le ha permitido, más allá de su enriquecedora y disímil obra sobre José Martí, la realización de lúcidos análisis sobre diversos aspectos y momentos de nuestra historia patria y de otros muchos temas; su acercamiento a personalidades como Bolívar, San Martín, Juárez, Hostos, Betances, Maceo, Gómez etc., y valiosos estudios acerca del pensamiento económico cubano, especialmente el de Rubén Martínez Villena, con el cual, a juicio del autor, el marxismo entra en el pensamiento económico cubano, y varios textos imprescindibles de historia e historiografía del patio, sin obviar valiosos estudios sobre metodología.

En el texto de Pedro Pablo Las Dos Américas, aproximaciones al pensamiento martiano, afirma Ibrahím, se evidencia también el profundo conocimiento de Martí sobre Estados Unidos, “tanto de las virtudes de su pueblo como de sus aspiraciones de someter a Nuestra América y al mundo en función de su oligarquía dominante.”

“El inicio de una nueva etapa del movimiento patriótico de liberación nacional”, texto dedicado al estudio del Partido Revolucionario Cubano, se destaca por la profundidad de análisis de hechos y personalidades en relación con tan importante aporte martiano.

“La identidad cubana y continental, el antillanismo, la labor periodística de José Martí, sus intentos para editar libros, las características de la escritura de Martí, y su interés por el teatro, la estructura y funciones de la república concebida por el Apóstol, su visión de la independencia de Nuestra América y su diferencia con la que no es nuestra”, destaca el colega cubano, están también muy vigentes en el quehacer de Pedro Pablo, quien marca con su impronta la calidad y validez de los estudios sobre la vida y el pensamiento del Héroe Nacional, y su aporte práctico y conceptual a la lucha de los pueblos en las condiciones del capitalismo.

Toda esta enorme labor, acompañada por una gran cantidad de artículos, ensayos y libros publicados, ponencias e intervenciones especiales en eventos científicos, colaboración con otros estudiosos e instituciones cubanas y del mundo también ha contribuido notablemente a la universalización del conocimiento de la figura martiana.

Ivette García, Presidenta de la Sección, significó en breves palabras algunos de los principales valores de Pedro Pablo en el ejercicio de la docencia: narra Ivette que asistió a un curso sobre José Martí impartido por Pedro Pablo, y se sintió fuertemente impresionada porque, afirma:

Pocas veces se articulan en una sola persona esas tremendas cualidades como investigador acucioso con una capacidad de entrega al trabajo, junto a las rasgos de ser buen comunicador, buen escritor y buen maestro, y subraya: qué manera tan tremenda de dar tanto conocimiento, pero con tanta pasión, con tanta capacidad de encantar a las demás personas que están recibiendo todo eso, y sobre todo, cómo logra comprometernos con Martí, definitivamente, después que uno sale de un aula de Pedro Pablo.

Seguidamente apuntó:

Pedro Pablo, con la modestia que lo caracteriza, al agradecer las palabras de elogio pronunciadas por el fecundo historiador Ibrahim Hidalgo de Paz, aseguró sentirse honrado por la deferencia que tuvo para con él esta sección de la Uneac, sin embargo, continúa Ivette, la honra es para nosotros, para la Asociación es tremendamente importante y gratificante poder contar con Pedro Pablo como miembro de la Sección de Literatura Histórica y Social de la Asociación de Escritores de la Uneac.

Por lo abarcador del análisis sobre la vida y la obra de Pedro Pablo, retomo otro aspecto de la semblanza hecha por el Dr. Ibrahím Hidalgo, dedicada a ese compañero excepcional, cuando afirmó:

Es uno de los escasos hombres que disfrutan por igual la lectura de un texto de Cirilo Villaverde o de Héctor Zumbado, la audición de Vivaldi o de Los Van Van. Bailador empedernido, dicharachero, con el chiste siempre en el directo, fanático de los Industriales aunque pierdan, cariñoso con todos, ayuda individual y compromiso social, en pocas palabras, hombre y amigo, cubano a toda prueba, patriota íntegro.

Ya la Uneac se encuentra en los trabajos preparatorios para su IX Congreso, a realizarse los días 28, 29 y 30 de junio del presente año. En el saludo y la convocatoria dirigida a los miembros de la Asociación de Escritores, su presidente, Alex Pausides, subraya:

Estamos seguros de que el evento será expresivo de toda la fuerza de las ideas que sustentan nuestra obra que, en su conjunto, figura como una esencial contribución al desarrollo de la nación y al fortalecimiento de la Revolución Cubana y su proyecto de justicia social en el 60 aniversario del triunfo de enero de 1959.

Por la importancia de esa obra colectiva en el ámbito de la cultura, sin precedentes en nuestra historia, estamos llamados a hacer de las discusiones del IX Congreso un escenario que nos reafirme como organización y como sujetos de los cambios que, en todos los terrenos, se dan en la sociedad cubana.

Ante las actuales exigencias de la nación cubana, la nueva dirección de la Uneac necesita compañeros de la estirpe de Pedro Pablo, para que continúe colocada, aun con más calidad y determinación, en la vanguardia de una intelectualidad cubana comprometida con la justicia social, el socialismo, coherente con el legado que, desde siempre, ha dejado lo mejor de ese importante sector de la sociedad cubana, que desde siempre ha dado muestras de su capacidad, su integridad, su patriotismo y el sentido revolucionario, educativo y transformador de sus vidas y de sus obras.

Gracias Pedro Pablo por tu ejemplo, tu laboriosidad, tu patriotismo, tu modestia, tu fidelidad, tu inteligencia, tu corazón bueno y amigo. Gracias por el privilegio de ser tus contemporáneos.


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte