Rafael González Muñoz: Una historia debe ser fantástica y contada con verosimilitud


rafael-gonzalez-munoz-una-historia-debe-ser-fantastica-y-contada-con-verosimilitud

Existe, entre los más jóvenes autores, muchos de ellos miembros de la Asociación Hermanos Saíz, un fuerte movimiento creativo que ya da sus primeros (y seguros) pasos en el panorama literario de la escritura para niños y adolescentes. A través de Premios como el Calendario de la AHS, el David de la Uneac, o el Pinos Nuevos, que convoca el Instituto Cubano del Libro, estos noveles talentos se dan a conocer y muchos ya llegan al mundo editorial dotados de armas suficientes para hacerse de lectores que les siguen y vibran al calor de sus historias. Aunque lamentablemente el teatro sea de las disciplinas menos favorecidas por una tradición lectora, un joven dramaturgo como Rafael González Muñoz no deja de apostar por la escritura que se compromete con las verdades e ideales de sus personajes. Desde luego, Rafa, como le decimos cariñosamente, se mueve en varios géneros y también nos ha regalado varios libros de poemas para los niños, sobre todo bien pequeños. Conversar con este joven que alterna su creación, con la superación que implica leer y aprender de cuanto se lee y su cargo de presidente nacional de la AHS, nos permite conocer de sus inquietudes y resortes creativos, de sus afanes de lograr que el teatro consiga un digno espacio en el empleo del tiempo libre para muchos cubanos…

¿Existe para ti una literatura infantil? ¿Una LITERATURA? O simplemente ¿Literatura para personas?

—Existe la literatura en general, pero los extremos son malos, yo por ejemplo, prefiero decir que escribo literatura para niños, no me gusta el término “infantil” lo asocio a ingenuidad, inmadurez, simplismo, falta de lógica, de reflexión.

¿Qué piensas del concepto de infancia?

—Está relacionado con la niñez de todos los seres humanos, es esa etapa de la vida antes de llegar a la adolescencia. Desde la infancia comienza a moldearse la personalidad de las personas.  

¿Valoras que los niñ@s leen hoy día más o menos que antes?

—Eso es relativo. Hay niños que aun leen libros de cuentos, pero también los hay que leen constantemente los contenidos que aparecen en los distintos soportes digitales, dígase teléfonos, tablets, computadoras. Creo que hoy se lee más en formatos alternativos que en el papel impreso. No obstante creo en la importancia de continuar promoviendo la lectura de libros en su formato convencional.

¿Qué piensas del tono que deben tener las historias para niñ@s?

—No creo que deba existir un tono determinado para las historias de la literatura para niños. Deben ser tan plurales los tonos como los temas. Eso sí, debe ponderarse “sin didactismos ñoños” los libros que le inculquen valores a los niños, que contribuyan a formar su personalidad coherentemente. 

Se suele decir que en cada libro que se escribe va un gran porcentaje de la personalidad de su aut@r. ¿Eres tú parecido a alguno de los personajes de tu obra?

—En mis libros como en toda mi obra, se refleja un proceso de sedimentación de vivencias y referentes, amalgamados por la memoria emotiva de mi infancia y la juventud. Aunque yo trato de que mis personajes tengan vida propia, algunos tienen algo de mí.

¿Cómo concibes idealmente a un autor para niñ@s?

—El escritor ideal no tiene que vestirse de escritor, caminar como escritor, ni hablar como escritor. Todo profesional tiene un rol determinado en la sociedad y es responsable de sus acciones. El autor para niños debe ser sincero con su obra ante sus posibles lectores.

¿Reconoces en tu estilo alguna influencia de autores clásicos o contemporáneos?

—Creo que mis textos están condicionados sobre todo por el contexto en que he vivido desde mi nacimiento. En las obras de teatro que he escrito, casi siempre parto de los clásicos y trato de resemantizar el mito. En mi poesía para niños utilizo elementos de la oralidad campesina para crear un poema que pueda ser dicho por los niños y los adolescentes.

¿Cuáles fueron tus lecturas de niño?

—Recuerdo haber comenzado a leer varias veces Papá Goriot, El Corsario Negro, Corazón y El principito. De estos los dos últimos fueron los que más llamaron mi atención, así como las revistas de historietas que llegaban en los enormes barcos mercantes que entraban a la bahía de Cienfuegos, recuerdo la historieta de Conan, el bárbaro, no creo que fuera la mejor, pero sí la única que pude leerme completa. Otros libros que devoré fueron: La Edad de Oro, así como los poemas de Nicolás Guillén.

¿Quién es tu héroe de ficción?

—El Principito.

¿Quién, tú villano?

—Rumpelstiltskin

¿Qué es lo que te enciende emocionalmente-creativamente?

—Una buena idea, un buen título, una historia llena de peripecias.

¿Qué es lo que te desanima?

—Una mentira, un libro feo, la ingravidez.

¿Qué atributos morales piensas que debe portar consigo un buen libro infantil?

—Debe ser una historia fantástica contada con verosimilitud y responsabilidad. Los personajes deben estar bien concebidos, delineados en función de su caracterización. Debe experimentar…

Como dramaturgo, ¿qué piensas del teatro cubano actual para niños?

—El teatro de forma general está repensándose, sobre todo las formas de producción artística. El teatro para niños en la actualidad está condicionado por los pocos colectivos titiriteros que apenas estrenan una vez al año. Se están escribiendo obras interesantes, algunas tocan los llamados temas “tabúes” como la muerte, el desarraigo. Considero que se están escribiendo obras para niños que bien merecen de una intencionalidad para que lleguen a la escena cubana.

¿Podrías opinar de la relación autor-editor?

—El trabajo del autor como del editor es igual de importante a la hora de publicar un nuevo texto. El autor conforma la idea, la escribe, la tallerea, y se la pasa al editor, el encargado de que los libros salgan impecables.    

Si tuvieras que salvar solamente diez libros de un naufragio ¿cuáles escogerías? ¿Alguno de los que has escrito?

—Escogería libros de los siguientes diez autores: José Martí, Hans Christian Andersen, Herminio Almendros, Charles Perrault, Antoine de Saint-Exupéry, William Shakespeare, Virgilio Piñera, Abelardo Estorino, Onelio Jorge Cardoso y Eldys Baratute.

 

NOTA:

- Rafael González Muñoz (Cienfuegos, 1987). Autor para niños y dramaturgo. Presidente nacional de la Asociación Hermanos Saiz. Ha publicado: Por el terraplén. Reina del Mar Editores 2009 (Se reimprimió en 2011) (Premio El girasol sediento 2009); Federico y María 2013 (Premio El girasol sediento 2013); Ni coco, ni viejo, ni saco, Selvi ediciones 2015; Las sobras de la Buena Pipa, siete textos jóvenes para niños 2015; De pico y porra, Casa Editora Abril 2015; Con ciertos marinos, Selvi ediciones 2016; Mi Patio guarda un secreto, La Luz 2016; Un reino medio(ocre); Medea en el jardín, Ediciones Matanzas 2017 (Premio José Jacinto Milanés 2016).


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte