Vuelan Palomas hacia una Revolución de los Afectos


vuelan-palomas-hacia-una-revolucion-de-los-afectos

En un enriquecedor y emotivo debate devino este 21 de marzo la presentación en el Centro Cultural Cinematográfico Fresa y Chocolate de Mi cuerpo es mi vida, material audiovisual del Proyecto Palomas, cuyo estreno se prevé en 2020, como resumen de la Iniciativa Sociocultural Vuelan Palomas que, para la capacitación en Teoría de Género, auspician por dos años varias instituciones cubanas y extranjeras.

El intercambio con un público diverso estuvo encaminado, como otras acciones que la mencionada iniciativa acomete, a enriquecer la perspectiva del documental ahora en producción y a presentar a algunos de sus protagonistas.

La proclamación del cuerpo humano como primer territorio o espacio público de cada persona, como templo en el que mujeres y hombres pueden alcanzar su libertad y dignidad plenas, constituye un principio del Proyecto que fundado y dirigido desde hace 16 años por la documentalista Lizette Vila, tiene en su haber varios títulos con esta temática.

Al dar la bienvenida a los participantes, la cineasta destacó lo significativo y aportador de la fecha del equinoccio de primavera, la cual se dedica mundialmente a la Poesía, al Síndrome de Down y a la Eliminación de la Discriminación Racial.

“Panal de conocimiento y compromiso” llamó al panel invitado a reflexionar acerca de la inviolabilidad de nuestra estructura física, el cual estuvo integrado por el Dr. Manuel Calviño, protagonista del televisivo Vale la pena; el Dr. Leonardo Pérez Gallardo, presidente de la Sociedad Cubana de Derecho Civil y de Familia; la Dra. Liliam Delgado, especialista de primer grado en Medicina General, Ginecología y Obstetricia; así como la Dra. Gisela Arandia, coordinadora de la Red Cubana de Mujeres Afrodescendientes.

En su intervención, el Dr. Calviño se refirió al cuerpo como al “yo primario” capaz de recepcionar las sensaciones maternas durante la etapa embrionaria del individuo; al periodo profundamente ególatra de la niñez y al modo en que más tarde la cultura y la sociedad logran modificar nuestra apariencia, hasta modelar otro ser diferente al que esencialmente somos.

Por su parte, el Dr. Pérez Gallardo señaló como uno de los derechos más importantes el que debe ejercerse sobre el propio cuerpo, potestad tenida en cuenta tardíamente por los legistas. En tal sentido se refirió al derecho sobre la integridad física, el cual en la era digital deberá abarcar al “yo electrónico” con que navegamos por las redes sociales y a la imagen nuestra que por ellas circula.

El modo en que en nuestro país se defiende institucionalmente la integridad física del individuo, más aun a partir de los postulados de la nueva Constitución de la República, fue subrayado por el también profesor de Derecho Civil de la Universidad de La Habana.

La violencia obstétrica, entendida esta como todos los daños que puede sufrir la mujer durante el embarazo, el parto y el puerperio, perjuicios condenados ya en legislaciones de varios países de América Latina y que afecta no solo a la víctima directa, sino también al niño que nace o está por nacer, centró la intervención de la Dra. Liliam Delgado.

Sobre el particular, la especialista subrayó la necesidad de brindar información a las gestantes y sus familiares sobre el trabajo de parto; al tiempo de lograr un alumbramiento humanizado en el que, sin restarle autoridad al personal médico, la embarazada tenga autonomía y decisión sobre su cuerpo.

Al derecho de los descendientes de aquellos, cuyos cuerpos fueron arrancados violentamente de sus comunidades en África para ser esclavizados, se refirió la Dra. Gisela Arandia cuando llamó la atención acerca de no perder de vista la importancia que también tienen para la salud humana los sentimientos.

Como los panelistas que la antecedieron, llamó a enfatizar en el trabajo educativo con la población y a una mayor colaboración de los medios de difusión. En su caso, en lo relacionado con la eliminación de los vestigios de discriminación racial que perviven en nuestra sociedad.

La falta de amabilidad, de comunicación directa; el maltrato y los prejuicios a la hora de expresarle al otro nuestro amor, fenómenos que se manifiestan cotidianamente, fueron señalados por varios de los asistentes al encuentro, quienes apuntaron al decisivo papel que juega la familia en el empeño de lograr lo que según el Dr. Calviño se merece este siglo: “una revolución de los afectos”.


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte