XV Humoranga: por el centro y por los jóvenes / Por José Ángel Téllez Villalón


xv-humoranga-por-el-centro-y-por-los-jovenes-por-jose-angel-tellez-villalon
Fotos: José Ángel Téllez Villalón.

La Humoranga Ariguanabense vuelve a estar en el centro de los festejos populares en San Antonio de los Baños, y del humor gráfico en la Isla. No solo porque lo organiza el Museo del Humor, con un tesauro visual y una voluntad de innegable impacto nacional, o porque en su Salón Nacional de Humorismo y Sátira, y en el de Literatura Humorística Juan Ángel Cardi participan creadores de la mitad el país, sino porque esta vez están celebrando la “media raya” de Melaíto, la exitosa publicación humorística del centro del archipiélago.

Las festividades, organizadas por el Museo del Humor y la Dirección Municipal de Cultura, dieron inicio en la mañana del domingo 15 de abril, con el tradicional desfile por la Avenida 41 hasta el Parque del Humor y las premiaciones del Concurso Infantil “Riamos Siempre”.

Al otro día, ya en los predios del Museo, continuó el programa con la inauguración de “La muestra del mes”, una caricatura a dos Méndez, Pedro y Jander, que recrea el rostro central de Melaíto. Posteriormente se presentó “Una muestra especial”, bajo el título Dio en el blanco en homenaje al recientemente reconocido por la UPEC con el Premio Nacional José Martí, el caricaturista e ilustrador Francisco Blanco Ávila (Blanquito) a quien se le entregó un Diploma de Honor.

Como plato fuerte de esta jornada matutina quedó inaugurada la exposición colectiva Del centro llega el Humor. Una selección de 41 obras —fundamentalmente del fondo del Museo—, de 18 autores entre fundadores, miembros del equipo y colaboradores de Melaíto. Para esta oportunidad, viajaron desde Villa Clara cuatro representantes de la publicación santaclareña. 

Por la tarde, en el patio del Museo, quedó inaugurado el XV Salón Nacional de Humorismo y Sátira, en el que según adelantó Isel Chacón, la Directora del Museo, se enviaron 110 obras de 32 creadores de ocho provincias; de las que fueron seleccionadas 74 de 22 autores, en cinco de las seis modalidades convocadas.

Las actividades continuaron el martes en espacios capitalinos. Primero, la apertura de la exposición La URBE con las puertas abiertas, en el local de este colectivo creador; y después, una visita a la muestra personal Tocar madera del reconocido caricaturista Arístides Hernández, Ares, en la céntrica galería Villa Manuela. Al mediodía, se realizó la inauguración de la exposición personal de Adán Iglesias Parodiando a Zumbado, en la Galería Pancho Vázquez, sita en Territorial y General Suárez; espacio donde se presentó el libro Un zoom a Zumbado, por su autor, el escritor Antonio Berazaín. Por último, y también como homenaje a unos de los más destacados creadores de Melaíto, se inauguró la exposición personal Martirena, sin palabras, en los Estudios Ares de La Habana Vieja.

El miércoles 18, regresaron las actividades a la Villa del Humor. En la mañana quedó inaugurada la muestra colectiva de fotografías “Humor en Todas Partes”, en el Centro Provincial de las Artes Visuales “Eduardo Abela”. Son 18 instantáneas, en colores e impresas digitalmente, de 12 autores profesionales y aficionados de Artemisa, Mayabeque y La Habana; con disimiles metodologías para encarar esta especialidad de la fotografía. Hay capturas casuales, en los que la comicidad fluye de la situación fugaz, del cruce de los planos, o en las que el o los personajes posan para el artista; montajes documentados y fotomontajes.

A continuación, fue presentada e inaugurada otra de las muestras colaterales del Salón, la bipersonal 15+15=2, protagonizada por dos exponentes del humorismo gráfico cubano: los palanteros Miriam Margarita Alonso y Juan Manuel Betancourt González. Son 15 piezas de Miriam y 15 creaciones de Betán. De ella, se destacan las tiras cómicas de “Talla, el peluso”, incisivas sátiras políticas, sugerentes reapropiaciones de obras de arte y composiciones construidas con técnicas digitales. Del ya fallecido Betán se escogieron ocho de sus fotografías, cinco de sus graciosas viñetas con el saxo y dos de sus textos humorísticos

Seguidamente fue presentado por su autor, el joven escritor y periodista Rodolfo Romero Reyes, el libro humorístico ¿Quién le pone el cascabel al látigo?, y el escritor y guionista artemiseño Reinier del Pino Cejas reseñó la vida y obra del entrañable Alberto Luberta, un emotivo homenaje que su esposa —invitada a esta jornada— y el público participante, le agradecieron.

En la jornada vespertina sucedió el momento más esperado por los participantes, las premiaciones de los dos concursos convocados.

Un jurado presidido por el más joven del núcleo de Melaíto, Janler Méndez; el palantero José Luis López Palacio y la especialista del Museo, María Elena Arango Larrinaga; tuvo la difícil responsabilidad de decidir los premios y menciones del XV Salón Nacional de Humorismo y Sátira.

El premio de Sátira Política se le otorgó de manera compartida a los jóvenes creadores Michel Moro Gómez (Moro) y Brady Izquierdo Rodríguez (Brady), con las obras Más armas y Unos que llegan, otros que se vanCastigo de Michel Moro, una denuncia de la violencia contra la mujer, fue la premiada en la categoría de Humor General. En Caricatura Personal, el jurado decidió reconocer por el conjunto de obras al integrante del Dedeté Lázaro Miranda Ramírez (Laz). Alfredo Martirena Hernández (Martirena), de Melaíto, fue el merecedor del premio en la categoría de Historieta.

El también joven Luis Reinier Enrique Torres (Luirri), con su Descanso —una apropiación de la del pintor cubano Jorge Arche, pero resignificándola contra el machismo—, acaparó varios premios colaterales: el de Palante, el del Museo del Humor y el Premio Especial Contra la violencia de género. Además, una mención del jurado en la categoría de Humor General.

Otras menciones recibieron los pinos nuevos del humorismo gráfico Yoemnis Batista del Toro (Yoe), Alfonso Hechevarría Moinelo (Alfonso) y Julio César Rodríguez (César). Una historieta de este último fue elegida para el Premio Barro sin Berro, de la familia de artesanos Armando y Maday.

Con una graciosa historieta, fue agasajado Laz con el más preciado de los premios, el de la Popularidad.

Por su parte, el jurado del XI Concurso Nacional de Literatura Humorística Juan Ángel Cardipresidido por el reconocido escritor y guionista Carlos Fundora Hernández, e integrado por la escritora y directora de Palante, Mercedes Azcano, y por el guionista y escritor Jorge Fernández Era—, le correspondió juzgar y premiar en las dos categorías convocadas. La Solución, de Norberto Ramírez Barallobre, mereció del Premio de Cuento, por el buen manejo de los recursos humorísticos. En la categoría Décima, el premio fue para Qué trabajito de Osvaldo Sánchez Díaz, por el sentido auténtico y el tono picaresco.


0 comentarios

Deje un comentario



©2017
Desarrollado por Cubarte